MULTIPLES PROYECTOS

Viviendas en cadena, lo último a la hora de construir un hogar

El proceso de construcción se asemeja al de los coches, aviones o barcos. (Foto: Envato)
El proceso de construcción se asemeja al de los coches, aviones o barcos. (Foto: Envato)
La necesidad de cumplir con las exigencias europeas en materia de sostenibilidad es uno de los factores que provoca que este modelo esté teniendo cada vez más adeptos.
La construcción de viviendas siempre se ha caracterizado por ir paso a paso de suelo al techo. Esto, ahora ha cambiado. El sector residencial ha evolucionado por completo con la industrialización. 

Bauen es una de las empresas que construye viviendas en España bajo el sistema modular 3D. Lo hace en Toledo, donde cuenta con una superficie de 12.000 metros cuadrados, 35 empleados y capacidad para producir 200 viviendas al año en un solo turno. Se encargan de crear las viviendas de Aedas Homes para las promociones Tinné y Eneida

El proceso de construcción se asemeja al de los coches, aviones o barcos. Lo más llamativo es que no existen ni ladrillos ni andamios. La factoría de Toledo cuenta con varias líneas de fabricación donde se fueron incorporando los distintos componentes de la casa.

El trabajo es en cadena y sobre raíles. Primero se crea la estructura metálica de acero. Cada módulo que compone la vivienda tienen una dimensión de 50 m2 -14 metros de largo, 4 de ancho y 3,5 de altura-.

Después, los trabajadores añaden el hormigonado de la solera, montan las instalaciones eléctricas y la fontanería, incorporan puertas, ventanas, suelos o alicatan los baños. El trabajo es preciso, al "milímetro". Las piezas de la casa encajan a la perfección. 

En la fábrica se construye el 80% de la vivienda, y el resto se termina a pie de obra. El segundo proceso, es decir, el remate de juntas y tratamiento de fachadas, se ejecuta en un plazo medio de seis semanas. 

Antes de llegar a su destino, las casas salen de la fábrica totalmente embaladas. Se trasladan con una grúa con capacidad para mover 50 toneladas. 

"Una promoción tradicional que tarda en construirse 18 o 24 meses puede reducirse a nueve y doce meses, respectivamente con este método. Esto se debe a que los trabajos se solapan. Mientras se está haciendo el bajo rasante en obra, en la fábrica se hace el sobre rasante", explica Jorge Perelli, director general de Bauen.  

Al mismo tiempo que se reducen platos, la industrialización también aumenta la calidad de la ejecución y por tanto, es más sostenible con el medio ambiente, ya que, también emite menos CO2 que el modelo tradicional. 

Aedas Homes es pionera en la industrialización de viviendas. Comenzó en 2018 y ya ha impulsado 12 promociones bajo este sistema, de las que ha entregado la mitad, lo que supone más 100 unidades. Además, tiene en marcha más de 50 proyectos residenciales parcialmente industrializados con más de 2.000 viviendas. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS