ÚNICA VOTACIÓN

Ursula von der Leyen, la prueba de fuego para Merkel y Macron

Ursula von der Leyen, la oportunidad de un liderazgo femenino histórico en la Unión Europea. (Foto: )
Ursula von der Leyen, la oportunidad de un liderazgo femenino histórico en la Unión Europea. (Foto: )
Necesita 374 votos afirmativos. Busca convertirse en la primera mujer que presida la Comisión Europea, la institución comunitaria más emblemática desde su creación en 1958. Suspense en el Parlamento Europeo.
Martes 16 de alta importancia política y económica para la Unión Europea con la votación a todo o nada de Ursula von der Leyen, la candidata propuesta por el Consejo Europeo para presidir la Comisión Europea.



Es una votación crucial porque está en juego la credibilidad de la Unión Europea como bloque y el peso de sus instituciones. Todos los escenarios están abiertos: éxito total, éxito mediano y fracaso. Si Ursula von del Leyen cae, el andamiaje en torno a su nombramiento se derrumbaría estrepitosamente.

En juego por tanto también, el futuro de los nombramientos deel primer ministro belga en funciones, Charles Michel, como próximo presidente del Consejo Europeo. De la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, como nueva presidenta del Banco Central Europeo. Y del ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, como nuevo jefe de la diplomacia europea. 

La democristiana Ursula von der Leyen ya ha anunciado que dimitirá de su cargo pasa lo que pase como ministra de Defensa de Alemania para “servir a Europa con todas sus fuerzas”. Necesita 374 votos. Al arrancar este martes 16 sólo cuenta con los votos del PPE (182 escaños). Envió dos cartas, a socialdemócratas (154 escaños) y liberales (108 escaños) para lograr su apoyo.

Prueba primero para el voto socialista. Si se fractura, daña su credibilidad. Han descartado darle su apoyo los Verdes / Alianza Libre Europea (74 escaños) y la Izquierda Unitaria Europea (41 escaños).

Una jornada decisiva para Ursula von der Leyen que pone a prueba su talla política, su capacidad para tejer consensos de manera efectiva y rápida, y su liderazgo. Si tiene éxito en su misión, será un pleno respaldo el eje de París y Berlín. Y un acto de apoyo al prestigio y autoridad de la Comisión Europea, vapuleada en los años de la tormenta (no acabada) de rayos y truenos del Brexit.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS