IRLANDA DEL NORTE

Ursula von der Leyen y Boris Johnson, una llamada de tres horas por teléfono

Ursula von der Leyen y Boris Johnson, cumbre presencial para sellar acuerdo definitivo o ruptura total. (Foto: @vonderleyen)
Ursula von der Leyen y Boris Johnson, cumbre presencial para sellar acuerdo definitivo o ruptura total. (Foto: @vonderleyen)
Llegó el momento de las decisiones políticas. Boris Johnson, antes de la reunión presencial en Bruselas, eliminó las claúsulas que violaban el Acuerdo del Brexit. El primer ministro británico, muy consciente del posible drama que acecha.
Pueden ser un conjunto de sensaciones.

La primera es la derrota de Donald Trump. El 10 de Downing Street ya no tendrá un estrecho aliado en la Casa Blanca con odio declarado a la Unión Europea. Todo lo contrario. Joe Biden, en gesto insólito, ha sido invitado a una cumbre del Consejo Europeo para impulsar y potenciar le relación política entre Estados Unidos y la Unión Europea.



La segunda es el fracaso definitivo de la realidad inventada. Es falso que se pueda fundar una relación comercial única y especial entre Reino Unido, India y Australia. Por la sencilla razón de que dos de los socios no lo quieron.

La tercera son las brutales heridas de la pandemia del coronavirus, la COVID-19. Arrasaron el mundo de forma brutal.

La cuarta y última es la existencia de una mujer de hierro, Ursula von der Leyen.



Impecable en las formas, volcada en el trabajo meticuloso, abierta a escuchar pero inflexible en que se cumpla la legalidad y se respete el prestigio, comptencia y reputación de la Unión Europea.

Para Boris Johnson ha sido una enorme sorpresa. Mantuvieron en su último contacto una cumbre telefónica de tres horas de duración antes de citarse a una reunión presencial en Bruselas que tendrá que elegir entre un final pactado o la ruptura del portazo definitivo.

En estos escenarios. el primer ministro británico ha optado por retirar las cláusulas que rompían el acuerdo con Irlanda. De esta forma la Unión Europea y el Reino Unido llegaron a un consenso sobre la situación en la frontera con Irlanda del Norte.

Sin este paso, no había ninguna posibilidad  de un acuerdo final sobre el Brexit. Reino Unido confirmó que retirará las polémicas cláusulas legales que le permitían violar unilateralmente el acuerdo con la Unión Europea sobre la frontera de Irlanda del Norte tras el Brexit.

El vicepresidente de la Comisión Europea encargado de supervisar el cumplimiento del acuerdo del Brexit, Maros Sefcovic, y el número dos del Gobierno británico, Michael Gove, establecieron en Bruselas un "principio de acuerdo" sobre las condiciones de aplicación del pacto a partir del próximo 1 de enero. Supone que Londres retirará de su polémica ley de Mercado Interior las cláusulas diseñadas para incumplir el acuerdo de divorcio.

"Encantado de anunciar que, gracias al duro trabajo, Michael Gove y yo hemos alcanzado un principio de acuerdo sobre todos los asuntos relacionados con la aplicación del Tratado de Retirada. Ello asegurará su plena operatividad desde el 1 de enero, incluido el Protocolo sobre Irlanda e Irlanda del Norte", el hilo de Sefcovic.

Supone un primer gesto de Boris Johnson hacia la Unión Europea en la semana decisiva en las negociaciones del marco de las relaciones post Brexit.

Se han acordado soluciones alternativas que afectarán fundamentalmente a la aplicación del protocolo para la frontera en el Úlster, desde el control del paso de mercancías, hasta aclaraciones sobre las ayudas de Estado o la presencia europea en Irlanda del Norte cuando las autoridades de Reino Unido llevan a cabo los controles.

El Reino Unido se ha comprometido a retirar las cláusulas 44, 45 y 47 de la Ley de Mercado Interior y también a "no introducir ninguna otra disposición similar" en la Ley sobre fiscalidad, según explican las partes en una declaración conjunta.

Se esta ante la negociación crucial para establecer un marco de asociación para las relaciones futuras, con el reto de que se concluya a tiempo para evitar una ruptura abrupta el próximo 31 de diciembre.

Los jefes negociadores para la relación futura, el francés Michel Barnier y el británico David Frost, evalúan las claves de los principales escollos: reglas de competencia, acceso a los caladeros británicos y gobernanza del acuerdo.



Están preparan la cumbre definitiva entre Boris Johnson y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. En Bruselas ya se ha confirmado que se llegó al final. El reloja avanza y camina hacia el jueves 31 de diciembre de 2020, momento de comienzo de una nueva relación ordenada y pautada o la llegada definitiva del caos. Atención a que los dos escenarios son factibles con la misma fuerza posibilidad.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS