MERCADO DE VALORES

Todo lo que hay que saber a la hora de invertir en dividendos

La estrategia pensada en recoger rentabilidad por dividendo vuelve a estar de moda. (Foto: Envato)
La estrategia pensada en recoger rentabilidad por dividendo vuelve a estar de moda. (Foto: Envato)
Normalmente, los dividendos ofrecen una mayor rentabilidad que los activos de renta fija; además de una mayor versatilidad, ya que existen más opciones de inversión.
Aunque se han convertido en una moda desde hace unos años, la inversión en dividendos constituye una de las estrategias de inversión más antiguas y efectivas. Aunque muchos pueden pensar que es algo tremendamente difícil, pero no lo es. También hay que tener en cuenta que las empresas fueron creadas con el único fin de ganar dinero y obtener beneficios. 



Esos beneficios deben llegar también al accionista en forma de dividendos. Tal es el caso de la estrategia de crecimiento, en el cual se sacrifican los dividendos en pro de obtener una mayor cantidad de reservas, con fines de establecer planes de expansión. Sin embargo, la inversión en dividendos constituye una inversión en el sentido más puro de la palabra.

Se trata de una estrategia sencilla en la que hay que encontrar un negocio atractivo que ofrezca ciertos beneficios a los accionista y así formar parte del negocio como socios. Pero, ¿por qué invertir en dividendos?

Las inversiones en renta variable admiten una gran cantidad de estrategias inversoras. La que tratamos en este artículo es simplemente una de ellas. Si bien, una de las más antiguas, seguras y eficaces. De aquellas que, por mucho que pase el tiempo, es inmune a todo tipo de modas. Podemos afirmar que se trata de una estrategia clásica; atemporal.

Cabe recordar que el inversor que busca los dividendos es aquel que no busca sobresaltos con los ciclos, altibajos y crisis en los mercados financieros. Buscan colocar su capital en negocios rentables y esperar que estos consigan unos beneficios anuales crecientes, o por lo menos estables.

Dicha estrategia es muy parecida a invertir en bonos u otros activos que son más estables en el mercado secundario, aquellos que no tienen variaciones tan fuertes en su rentabilidad. En ellos se coloca el capital y tan sólo esperamos cobrar intereses. Sin embargo, el inversor busca un plus de rentabilidad al invertir en acciones.

Normalmente, los dividendos ofrecen una mayor rentabilidad que los activos de renta fija; además de una mayor versatilidad, puesto que existen más posibilidades de inversión y más variadas.

Sin embargo, esta estrategia es de las más conservadoras dentro de la renta variable. Lo cual es muy apta para aquellos inversores que buscan dormir tranquilos y alejados de los cambios en el mercado. 

España, uno de los líderes mundiales en reparto de dividendos bajó su rentabilidad por primera vez en 13 años por debajo del 4%, al situarse en el 3,9%, según datos de MSCI. La media histórica de este indicador para las cotizadas españolas en 33 años es del 4%, situándose en primera posición en comparación con la misma ratio calculada para otras Bolsas desarrolladas del mundo.

Sin embargo, a cierre del mes de abril, mientras la ratio de España de los últimos 12 meses se encontraba en el 3%, Portugal con un 4,4%, Reino Unido con un 3,2%, y Singapur, con un 3,1%, lograron tomar la delantera.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS