BATALLA SIN CUARTEL

Theresa May, Geoffrey Cox, Jacob Rees-Mogg, y Jeremy Corbyn en la lucha del Brexit

Jacob Rees-Mogg, la visión del radical a favor de un Brexit a las bravas. (Foto: Jacob Rees-Mogg)
Jacob Rees-Mogg, la visión del radical a favor de un Brexit a las bravas. (Foto: Jacob Rees-Mogg)
Londres, convertido en un hervidero final de maniobras, acusaciones, traiciones, y estupor. Con el escenario ya muy próximo del 29 de marzo no hay todavía, tras dos año de debate, una hoja de ruta del Brexit.
De forma sorprentente, al llegar el lunes 11 de marzo, se puede afirmar que en la Cámara de los Comunes no hay aprobado aún ningún marco de aplicación sobre el Brexit. Ni ninguna ruta previsible, de un Brexit gradual para una separación entre Reino Unido y la estructura compleja de una organización tan grande y poderosa como es la Unión Europea.



Hay ocho escenarios posibles (de opciones estratégicas) en estos momentos:

1. Una victoria total e inesperada de Theresa May. Está dispuesta a llevar a los Comunes lo que considera su plan definitivo. Ha segurado que esta vez logrará despejar los puntos oscuros. Hay que recordar que en la votación de enero, su plan del Brexit fue rechazado por 432 votos en contra frente a 202 a favor.

2. Pacto definitivo sobre el backstop. Podría producirse una aproximación de posiciones en torno al backstop, la llamada salvaguarda irlandesa. Es un debate muy afilado que implica la permanencia de Reino Unido en la unión aduanera durante el periodo de transición de dos años con una precisión importante. La Unión Europea quiere evitar una frontera dura y conflictiva entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Si hay de nuevo una frontera estricta, se prondría en peligro la paz y la estabilidad alcanzadas hace 20 años en el Acuerdo de Viernes Santo.



3. Suspensión y apuesta por el Consejo Europeo. De forma sorpresiva Theresa May podría cancelar la votación en los Comunes. Sería una puesta estratégica de ganar tiemepo y esperar al Consejo Europeo del jueves 21. Es la hipótesis de buscar el tremendismo y presionar tanto a la Unión Europea como a los Comunes a 9 días de la ruptura.

4. Brexit sin acuerdo. Si Theresa May mantiene la votación y es derrotada, presentará de inmediato una moción en la que preguntará a los Comunes si dan su aprobación a un Brexit sin acuerdo.

5. Demanda de una prórroga. De nuevo si la primera ministra sufre otra derrota, los diputados votarán una moción sobre la posibilidad de demandar una prórroga a la fecha del 29 de marzo para la salida de la Unión Europea.

6. Éxito en la mediación de Cox. Emerge el factor Geoffrey Cox. Como Abogado General del Estado, ha renegociado la espinosa cuestión del backstop.  Es la figura fundamental en estos momentos para la primera ministra. Ha negociado intensamente junto al ministro para la salida de Reino Unido, Stephen Barclay. Podría emerger como arquitecto final del acuerdo definitivo.

6. Victoria personal de Michel Barnier. El negociador jefe de la Unión Europea mantiene todos los canales abiertos. Ha estado buscando nuevos miembres para tejer este acuerdo final. Respetado por el equipo negociador de la primera ministra y con todo el apoyo, y la admiración, de los gobiernos de la Unión Europea. Todo lo logrado y avanzado se debe a su gigantesca capacidad de trabajo.

7. El Brexit a las bravas de Jacob Rees-Mogg. Precisamente un ultracatólico es quien está al frente de la rebelión de los diputados tories euroescépticos. Es el cabecilla que ha acorralado a la primera ministra. Dirige el Grupo de Investigaciones Europeas (ERG). La figura que mantiene levantada la bandera de la radicalidad con un Brexit de aplicación inmediata y total. Una ruptura a las bravas. Junto a Jacob Rees-Mogg, Steve Baker, el ideólogo de los euroescépticos, y Niggel Dodds, el portavoz parlamentario del DUP.

8. Las cartas de Jeremy Corbyn. Como líder del Partido Laborista, mantiene una estregia sinuosa:

a) Ha negociado con conservadores moderados la opción noruega, un Brexit más suave con el Reino Unido dentro de la unión aduanera

b) Mantuvo conversaciones con el ministro para la Salida de la Unión Europea, Stephen Barclay. Le anunció el apoyo del Partido Laborista al plan de Theresa May con la condición de que sea sometido a referéndum.

c) Si todo falla, partidario de una moción directa para  la celebración de un segundo referéndum.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS