SUSPENSE

Tensión en el PSOE ante las incógnitas en el forcejeo en el Congreso

El presidente del Gobierno con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Foto: Borja Puig de la Bellacasa)
El presidente del Gobierno con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (Foto: Borja Puig de la Bellacasa)
Suspense hasta el final en la presentación del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019. La posición definitiva de ERC y PDeCAT, con profundas divisiones entre ellos, es definitiva.
Después de un martes 12 con los focos en el Tribunal Supremo, un miércoles 13 de muy alta expectación política en el Congreso de los Diputados en el final de la presentación del Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019.

Tensión en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ante los acontecimientos abiertos. Un clima muy parecido, en los escaños y en los pasillos del Congreso de los Diputados, a las sensaciones vividas en la moción de censura que derribó a Mariano Rajoy.

En el último momento, ERC y PDeCAT, cuyo voto es esencial, pueden retirar su enmienda a la totalidad o mantenerla. El presidente del Gobierno tendría definido un escenario A y un escenario B. Su propósito inicial es el de intervenir ante el Pleno para fijar la posición de su Gobierno.

Por el momento quedó descartada formalmente la hipótesis de elecciones generales en la fecha del 14 de abril, Domingo de Ramos (y aniversario de la fecha histórica de la proclamación de la II República). El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, lo descartó.

Hay dos alternativas, la celebración de los comicios el 28 de abril, después de la Semana Santa, y a un mes de las elecciones locales, autonómicas y europeas, o aplazar todo hasta el otoño. Era la idea inicial de Pedro Sánchez pero los riesgos políticos y económicos serían importantes.

Sobre todo el PNV es quien ha rechazado la posibilidad de un Superdomingo electoral. Los barones del PSOE están en contra de una iniciativa que ha estudiado largamente Ivan Redondo, el gurú político del presidente del Gobierno.

Todo es muy precipitado. Nada queda en La Moncloa del ambiente de optimismo de la Navidad de 2018 con la plena seguridad de Pedro Sánchez de que agotaría la legislatura hasta la primevera de 2020. La convocatoria electoral se pudo hacer en horas más dulces para el PSOE. Ahora se pueden precipitar tras el varapalo que supuso la derrota de Susana Díaz y la pédida del poder político del PSOE en la Junta de Andalucía. Miércoles 13 de muy alto suspense político en el Congreso de los Diputados donde nada puede darse por hecho, aprobado o descartado.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS