SUBIDA DE PRECIOS

Temor en la mayor economía del mundo por la escasez de trabajadores

La falta de trabajadores y la subida de precios preocupan en EEUU. (Foto: Envato)
La falta de trabajadores y la subida de precios preocupan en EEUU. (Foto: Envato)
El gran miedo de las empresas está en la falta de empleados. Tras años de baja inflación y una gran productividad, Estados Unidos se teme lo peor.
La mayor economía del mundo se encuentra en una situación un tanto anómala para los países desarrollados, al menos en las últimas décadas. Tras años de baja inflación, aumento de la capacidad productiva y debilidad del mercado laboral, la economía de Estados Unidos se tambalea.

Las empresas no encuentran mano de obra y los salarios empiezan a despegar poco a poco (sin efecto composición están subiendo mucho), por lo que una inflación que era de costes y transitoria podría mutar a una inflación autoconstruida más duradera.

El último dato de inflación sitúa el IPC interanual en el 5%, una tasa de variación que no se veía desde agosto de 2008. El IPC subyacente (no pondera alimentos frescos ni energía) se ha establecido en el 3,8%, máximos desde 1992.

Buena parte de estas elevadas tasas de variación se deben al efecto base (comparar los precios con el año pasado en plena pandemia) producto de las variaciones anuales, pero las variaciones mensuales también están siendo anormalmente altas. 

"El riesgo de sobrecalentamiento de la economía estadounidense sigue muy presente. La inflación ha repuntado con fuerza en los últimos meses... En este sentido, esperamos que estos efectos se disipen gradualmente en los próximos meses, dando lugar a una moderación de la inflación en torno al 2% a finales del 2022. Siendo este el escenario central, reconocemos que el riesgo de sobrecalentamiento de la economía estadounidense continúa siendo notable. De hecho, numerosos indicadores de precios nos muestran que los registros alcanzados estos últimos meses se sitúan en cotas excepcionalmente elevadas", explican desde CaixaBank Research.


La inflación aumenta a la vez que las empresas sufren para encontrar la mano de obra que necesitan, lo que podría desembocar en una subida de salarios en los sectores que no encuentran los perfiles deseados. Esto llevaría a aumentar los coste de producción para las empresas que se verían obligadas a subir precios de bienes y servicios finales otra vez, generando una inflación más duradera que la prevista hasta la fecha.

Ahora mismo hay 9,3 millones de vacantes sin cubrir en el mercado laboral de Estados Unidos, justo la misma cantidad que personas desempleadas. Sin embargo ni todos esos desempleados podrían estar dispuestos a trabajar por el salario que se ofrece, ni todos ellos encajan con las vacantes existentes , lo que puede seguir generando ciertas fricciones en la economía. 

"Las ofertas de trabajo se encuentran en niveles récord y en abril la tasa de abandonos (personas que dejan su empleo voluntariamente) alcanzó máximos históricos", aseguran Jason Furman, investigador del PIIE, y Wilson Powell, profesor de la Harvard Kennedy School, en una nota publicado en el propio PIIE.

"Manteniendo constante la composición del mercado laboral, los salarios crecieron un 0,6%, o un 7,2% a una tasa anual, lo que supone que el crecimiento salarial ajustado por composición en abril y mayo fuera el más rápido desde principios de la década de 1980", indicó. 

Bill Dunkelberg, economista jefe de la federación de pequeñas empresas en Estados Unidos (NFIB por sus siglas en inglés), explicaba en un comunicado la semana pasada que "si los propietarios de pequeñas empresas pudieran contratar más trabajadores para atender a los clientes, las ventas serían más altas y se acercarían más rápido a los niveles anteriores al covid... Además, la inflación a pie de calle está desenfrenada y los propietarios de pequeñas empresas no están seguros de las condiciones comerciales futuras". 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS