PEKÍN RESPONDE

La soja, primer tiro en el pie de Donald Trump en su guerra con China

Trump declaró la guerra y China respondió. (Foto: CNN)
Trump declaró la guerra y China respondió. (Foto: CNN)
Estados Unidos, a partir del 6 de julio, empezará a sufrir las consecuencias de la guerra comercial de Estados Unidos desencadenada contra China. Ceguera política en la Casa Blanca.
República Popular China respondió de forma inmediata. Donald Trump anunció aranceles y Pekín respondió. La guerra ha comenzado.



Habrá tasas del 25% para 659 tipos de productos de Estados Unidos por un valor de 50.000 millones de dólares. El 6 de julio, según anunció el ministerio de Finanzas, comenzarán a aplicarse las primeras medidas.

La respuesta de China impactará a las semillas de soja, el maíz, el arroz, el trigo, el sorgo, el vacuno, el cerdo, el pollo, el pescado, los lácteos, los frutos secos, las verduras, los vehículos y los productos acuáticos. Supondrán 34.000 millones de dólares. Especial castigo para la soja. China compra semillas a Estados Unidos por valor de 12.000 millones de dólares anuales.

En un segundo paquete, China aplicará tasas al sector energético afectando al carbón, gas natural, y petróleo crudo.

"China no quiere verse inmersa en una guerra comercial, pero a la luz de los miopes actos de la parte estadounidense, China se ve forzada a adoptar medidas firmes y decididas para contestar", es la postura oficial de Pekín.

 Xi Jinping ha respondido con sagacidad y cuajo a la incompetencia de Donald Trump. Pero ambos se van a hacer daño, y pueden extenderlo. El presidente de los Estados Unidos ha tomado medidas de cara a los sectores de las exportaciones de productos tecnológicos. Son de especial relevancia para el programa Made in China 2025.

Xi Jinping ha respondido con un movimiento inmediato que apunta a los agricultores del Medio Oeste y a los trabajadores en la industria del motor. Representan la principal base de los apoyos electorales a Donald Trump.

Atención a que se está en el primer acto. Estados Unidos está dispuesto a más medidas. Y China se halla decidida a responder golpe con golpe. Estados Unidos puede sufrir en el sector agrícola y China en el sector tecnológico. Habrá consecuencias por ambas partes que se traducirá en fuerte tensión política, económica y comercial.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS