EXCESIVO CALOR

El revés meteorológico que hace mella en Ucrania y el aceite de girasol

Las altas temperaturas también afectan a la producción de girasol. (Foto: Envato)
Las altas temperaturas también afectan a la producción de girasol. (Foto: Envato)
Los agricultores viven con gran preocupación la decisión de la Comisión Europea de suprimir, sin previo aviso, las ayudas asociadas que venía realizando a la producción de girasol y colza desde hace casi 20 años.
No cesan los problemas para el campo español. En especial, para el sector del aceite, uno de los más castigados a lo largo de este 2022. Todo comenzó con la invasión de Rusia a Ucrania, que ha disparado los precios del aceite de girasol en los mercados internacionales.

Actualmente, cotiza a 1.600 euros por tonelada. En lo que respecta a nuestro país, el conflicto dejó a España sin las 500.000 toneladas que importaba desde Ucrania cada año, por lo que tocó buscar alternativas.

La escasez provocó que la industria agroalimentaria volviese a interesarse por el aceite de palma y, en menor medida, de otros menos perjudiciales para la salud, como el de soja o, por supuesto, el de oliva.

Otra medida llevada a cabo fue ampliar las siembras de girasoles con el objetivo de intentar paliar con producción nacional la falta de aceite de girasol importado desde Ucrania, el principal suministrador de la industria extractora nacional.

Ahora, según datos ofrecidos por Asaja Sevilla, la superficie dedicada al girasol ha crecido en España más de un 20%, al pasar de 626.000 hectáreas a 750.000, de las cuales casi 250.000 se encuentran en Andalucía.

La Asociación de Jóvenes Agricultores de la capital andaluza asegura que en lo que respecta a la provincia de Sevilla, el incremento porcentual es aún mayor. Los agricultores de la provincia han aumentado las siembras de girasol en un 30%, al pasar de las 99.000 hectáreas de la pasada campaña a las 130.000 de la actual.

Pese a esto, los problemas no han cesado. Las altas temperaturas que han azotado a España desde comienzos del mes de junio. El calor ha obligado a que en regiones como Sevilla, primera provincia productora de girasol del país, haya tenido que adelantar y empezar ya la recolección de casi 130.000 hectáreas de esta oleaginosa. 

Las primeras previsiones señalan a que el importante incremento de la superficie, provocará un aumento de la producción nacional. 

Se estima que la cosecha española de girasol rondará las 825.000 toneladas, una cantidad que no será suficiente para satisfacer la demanda de la pipa de girasol a nivel nacional. Normalmente, se necesitan 1,2 millones de toneladas de pipas para abastecer la demanda interna de aceite de girasol y el consumo de torta destinado a la formulación de piensos. 

Del mismo modo, los agricultores también viven con gran preocupación la decisión de la Comisión Europea de suprimir, sin previo aviso, las ayudas asociadas que venía realizando a la producción de girasol y colza desde hace casi 20 años. El campo exige al Ministerio de Agricultura que reaccione, ya que creen que supone un "auténtico varapalo" a las organizaciones agrarias. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS