SOLUCIONAR IMPREVISTOS

Recibir un préstamo en cuestión de minutos es posible gracias a Internet

Solucionar imprevistos y/o problemas económicos es mucho más fácil que hace unos años. (Foto: AGC)
Solucionar imprevistos y/o problemas económicos es mucho más fácil que hace unos años. (Foto: AGC)
Internet no solo ha dado pie a que hoy en día los créditos se concedan mucho más rápido que antaño, sino también a un auge de este tipo de empresas. Busca la que que mejor sirve a tus necesidades.
Recuerdas los tiempos en los que pedir un préstamo acarreaba tener que realizar decenas de gestiones? No hay que echar la vista muy atrás. Y es que hasta hace escasas décadas las entidades crediticias, al no disponer de los medios tecnológicos que son utilizables a día de hoy, se veían obligadas a dilatar el proceso. Su duración acostumbraba a ser de varios días.

Por el contrario, en pleno 2019 bastan unas horas –e incluso algunos minutos, dependiendo de la compañía elegida– para que se haga realidad la obtención del préstamo. La solicitud es aprobada en un tiempo récord, llevándose a cabo de forma inmediata la transferencia del dinero.

Si estás interesado en este procedimiento para solucionar imprevistos y/o problemas económicos presta atención a los pasos que serán descritos a continuación, caracterizándose todos ellos por ser sencillos y poder realizarlos cómodamente desde tu hogar.

En primer lugar elige al prestamista que mejor te convenga

Internet no solo ha dado pie a que hoy en día los créditos se concedan mucho más rápido que antaño, sino también a un auge de este tipo de empresas. En la actualidad basta con acceder a https://www.prestamosrojos.com para tener al alcance de un clic multitud de prestamistas.

Precisamente debido a la inmensa cantidad de compañías crediticias que se dan cita en la red es muy recomendable acceder a un portal especializado como el que ha sido recientemente mencionado. De esta manera con un solo vistazo podrás averiguar qué entidad es la que mejor congenia contigo en base a las necesidades que tienes.

Por ejemplo, si no cuentas con avales ni nómina y tu nombre está presente en las listas de morosos como RAI o ASNEF debes navegar por el listado hasta dar con aquellos prestamistas que omiten por completo dicha información, acelerando al máximo el proceso gracias a la ausencia de papeleo.

A su vez, en caso de que se trate del primer crédito y desees que el mismo tenga un cero por ciento de interés, solo has de entrar en https://www.prestamosrojos.com/prestamistas/ y comprobar que cada vez son más numerosas las empresas que ofrecen dicha posibilidad.

Ello no es de extrañar teniendo en cuenta que con este tipo de prácticas son atraídos muchos clientes nuevos que, en caso de volver a sufrir más adelante un imprevisto monetario, no dudan en recurrir a la misma entidad crediticia, ésta vez ya sí con el correspondiente tipo de interés nominal.

Por supuesto, uno de los aspectos en los que más tendrás que fijarte al realizar la elección se resume en el periodo de devolución. Dicho factor varía mucho en función de cada compañía. Así como algunas establecen el máximo en treinta días, otras van más allá abarcando varios meses, incluso medio año o más.

Solicita el préstamo de manera intuitiva

Tras determinar qué empresa es la más adecuada para ti llega el momento de pedir el préstamo. La solicitud resulta extremadamente sencilla en la práctica totalidad de casos, contando la mayoría de sitios web oficiales con barras desplazables.

Para qué sirven? Básicamente se dan cita dos de estos elementos. El primero de ellos, moviéndolo a la izquierda disminuye la cifra de dinero a percibir con el crédito, mientras que en sentido contrario aumenta la cuantía a percibir.

Algo similar debe ser realizado con la segunda barra, puesto que dependiendo de cómo la desplaces se incrementa o reduce el tiempo que tendrás disponible para devolver el dinero –más los intereses en caso de que no se trate de una promoción del cero por ciento–.

La solicitud ya estará casi lista, bastando simplemente con añadir la información adicional que requiere la entidad. Afortunadamente el papeleo es dejado a un lado por muchas de las compañías prestamistas que operan hoy en día, así que en pocos minutos tendrás la petición lista para ser enviada.

Antes es importante que te encargues de consultar todas las condiciones asociadas al producto crediticio al que pretendes acogerte vía online. Gracias a la claridad de los contenidos textuales, evitando ambigüedades, no te será complicado entender cada punto relevante, haciendo que sigas adelante con el procedimiento.

Concedido: ya tienes el dinero

Las entidades crediticias son plenamente conscientes de que las adversidades económicas pueden surgir en cualquier momento. Es por ello que se mantienen operativas durante las 24 horas del día. Así pues, sea cual sea el instante en el que solicites el dinero bastarán unos minutos para recibir la respuesta: es afirmativa en más del 95 por ciento de los casos.

Sea cual sea el método de pago la rapidez es sacada a relucir a la hora de tramitarlo, consiguiendo que recibas la cuantía solicitada en un tiempo récord y puedas poner en orden tu situación económica. Todo ello era impensable años atrás, pero en la actualidad es posible gracias a las características propias de Internet.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS