¿En qué consiste la nueva Ley de Startups?

vicepresidenta primera del Gobierno de España y ministra de Economía. (Foto: Wikimedia)
vicepresidenta primera del Gobierno de España y ministra de Economía. (Foto: Wikimedia)
Con esta ley el Gobierno espera impulsar la creación y desarrollo de empresas emergentes, y apoyarlas principalmente en sus primeros años de vida.

El viernes 10 de diciembre el Consejo de Ministros aprobó el Anteproyecto de Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes, mejor conocida como la nueva Ley de Startups.

Esta ley, que ahora debe pasar la tramitación parlamentaria, podría estar aprobada para el verano de 2022 y, en palabras de la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, tiene como objetivo “atraer talento e inversión”, y “pondrá a España a la vanguardia de Europa en la creación de este tipo de compañías, clave para la recuperación económica”.

El borrador de la ley fue sometido a consultas durante tres meses y se incorporaron varias de las modificaciones propuestas, tanto en el de la definición de las startups como en los beneficios fiscales.

Cambios en la definición de Startup

En el borrador de la ley se definía como Startups solo a aquellos proyectos de emprendedores noveles, y se excluía a los que impulsan varias iniciativas a un tiempo.

La nueva definición considera empresas emergentes a todas aquellas que sean nuevas o tengan una existencia de 5 años, extendidos a 7 si se trata de empresas de industrias, empresas de energía o de biotecnología.

Las empresas emergentes deben tener además su sede social y física en España, y una mayoría de trabajadores españoles; no estar cotizadas ni haber repartido dividendos, y no tener ingresos por encima de los 5 millones de euros.

El ente encargado de definir si se trata de una empresa emergente o no será Enisa (Empresa Nacional de Innovación S.A.), que contará con una ventanilla única para la certificación.

Deducciones y exenciones fiscales y arancelarias

La nueva ley de Startups contempla además una serie de beneficios fiscales, como exonerar de impuestos los primeros 100.000 euros de inversión y reducir el impuesto a las sociedades de un 25 a un 15 %.

Permite además la posibilidad de aplazar el pago de impuestos durante dos ejercicios fiscales y, si el emprendedor además realiza trabajos por cuenta ajena estará exonerado de cotizar como autónomo por tres años.

El límite de stock options exonerados de impuestos pasará de 12.500 a 50.000 euros, y las Startups tendrán una deducción del 50 % en los impuestos a la inversión los primeros 5 años, y hasta 7 en el caso de empresas energéticas, industriales y biotecnológicas, siempre y cuando hayan desarrollado toda su tecnología en el país.

El Anteproyecto de Ley exonera a las empresas emergentes del pago de aranceles en notarías y registros, así como en la publicación del boletín oficial; permite la creación de empresas por medios digitales y elimina la obligatoriedad del NIE (Número de Identificación de Extranjeros) para los inversores no residentes, siempre y cuando obtengan el NIF (Número de Identificación Fiscal).

Dos nuevos organismos para las startups

La nueva ley además propone dos nuevos organismos para atender las empresas emergentes: una ventanilla única para el emprendedor, la Oficina Nacional de Emprendimiento, donde los emprendedores encontrarán información y ayuda; y un Foro Nacional de Empresas Emergentes, donde se buscará el intercambio de experiencias e información entre las empresas, y entre estas y el Estado.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS