CUMBRE EN MONCLOA

Pedro Sánchez y Quim Torra, el desafío de afrontar retos comunes

Quim Torra a su llegada en el AVE a Madrid. (Foto: @QuimTorraiPla)
Quim Torra a su llegada en el AVE a Madrid. (Foto: @QuimTorraiPla)
El camino no es el del atropello de la justicia y el desprecio de la Constitución sino el de ensanchar los espacios de entendimiento, concordia, convivencia y metas comunes de bienestar y logros.
No es cumbre de un día sino primera ocasión de escuchar por ambas partes y de reflexionar. Para el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se trata del primer momento importante desde su llegada a La Moncloa. Encontrar el hilo para tejer un nuevo relato común no es fácil. Seguramente no se alcanzará en esta legislatura. Pero necesita señales evidentes de que se decide avanzar en esa dirección de diálogo y entendimiento entre La Moncloa y la Generalitat.

El encuentro en La Moncloa de Pedro Sánchez y Quim Torra será un éxito por ambas partes si queda al costado de manera definitiva lo que fue el grave error de la vía de la DUI, la llamada Declaración Unilateral de Independencia. Y si se proclama a la vez el respeto a la ley y la Comstitución.

Sin duda se han dado pasos equivocados por ambas partes. Y se ha cometido una reacción de grave deslealtad por parte de los políticos presos o fugados que llevaron a Cataluña a la ruptura con España rebelándose contra el orden constitucionmal.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tras publicar en las redes sociales su foto bajándose del AVE en el que se trasladó desde Barcelona a Madrid, indicó que llega a La Moncloa "con la voluntad de escuchar la solución que propone" para Cataluña.

Obviamente este primer encuentro es el de escuchar por amtes partes. El de desahogo  de años muy duros que no se pueden negar. No es admisible que Cataluña se convierta en el primer problema de España. Y tampoco que el movimiento ultranacionalista radical haya creado una fractura política, económica y moral en la sociedad catalana, rompiendo y enfrentado a familias enteras. En los peores momentos de la crisis, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha sido especialmente pedagógica.



Resulta obvio, tras la caída de Mariano Rajoy y de Carles Puigdemont (actualmente prófugo de la justicia) que ya no debería haber espacio para la ruptura, el enfrentamiento ni nuevas crisis volcánicas. La única senda que se abre es la de empezar a construir y abrir espacios de luces largas, zonas estratégicas de entendimiento, colaboración y estrecha relación pensando en los intereses generales. Para Pedro Sánchez y Quim Torra llega el momento de asumir altas responsabilidades.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS