TRES MISIONES

Paulo Guedes, Augusto Heleno y Sergio Moro, el círculo rojo en Brasilia

Paulo Guedes, en el corazón del nuevo poder político y económico en Brasilia. (Foto: @OGlobo)
Paulo Guedes, en el corazón del nuevo poder político y económico en Brasilia. (Foto: @OGlobo)
Guedes, un superministro con el control de las carteras de Hacienda, Planificación y Desarrollo y Comercio Exterior. Heleno en seguridad e inteligencia (GSI), y Moro, inflexible contra la corrupción.


Todo preparado en Brasilia para uno de los mayores experimentos políticos en Brasil con la llegada al Palacio de Planalto de Jair Bolsonaro, formado en la  Academia Militar de las Agujas Negras (AMAN).

En la nueva Administración de Brasil, 22 ministros. Solo la presencia de dos mujeres, níngún líder negro y siete militares retirados. El foco principal sobre Paulo Guedes, Sergio Moro Augusto Heleno, el llamado Círculo rojo de Brasilia. Paulo Guedes asume con todos los poderes reactivar la economía de Brasil. El general Augusto Heleno, mentor del presidente, tiene en sus manos el control de la inteligencia y la seguridad, una misión muy especial. Finalmente el juez Sergio Moro, figura clave en la Operación Lava Jato contra la corrupción, al frente de la cartera de Justicia.



En el Gobierno de Jair Bolsonaro, el diplomático Ernesto Araújo, un admirador del trumpismo, al frente de Exteriores. Damares Alves, una pastora evangélica, al frente del ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos.

En el equipo presidencial total margen de acción para Paulo Guedes, una figura que va ser decisiva en la suerte final de este experimento político en Brasil. Economista de 69 años formado en la Universidad de Chicago -la sede de los llamados Chicago Boys así como cuna de la escuela neoliberal- Guedes asume el mayor poder en Brasilia asumiendo el control de las carteras de Hacienda; Planificación y Desarrollo; y Comercio Exterior. atención de los analistas al control del gasto público y las privatizaciones. Brasil ha sufrido dos años de aguda recesión y otros dos de débil crecimiento.

Bajo todos los focos, el juez Sergio Moro, el fichaje más espectacular de Jair Bolsonaro. Al frente de una cartera de enorme importancia, Justicia y de Seguridad Pública. A sus 46 años llega a Brasilia tras la popularidad alcanzada en el tribunal de primera instancia en Curitiba. La Operación Lava Jato ha supuesto el juicio, condena y la prisión para figuras de primera líneas de la vida económica y política de Brasil. Sergio Moro ha sido implacable contra la corrupción. También marca el éxito o fracaso del presidente en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico. Sergio Moro llevó a la cárcel a Luiz Inácio Lula da Silva.



El general retirado Augusto Heleno Ribeiro, de 70 años, irrumpe como figura también central. Es el mentor del presidente. Fue su instructor en la escuela militar. Adquirió protagonismo y visibilidad en América Latina como primer comandante en jefe de la Misión de la ONU en Haití (Minustah). Estará muy cercac del despacho del presidente, en el Palacio de Planalto. Tiene el control del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI), en misiones de inteligencia y seguridad.

En el núcleo de poder en Brasilia, protagonismo también para Onyx LorenzoniErnesto Araújo Damares Alves.

Onyx Lorenzoni, de 64 años, ha sido el verdadero jefe de campaña de Jair Bolsonaro. Ha cincelado las líneas maestras que le llevaron a su inesperado triunfo.  Es el ministro Jefe de la Casa Civil, el equivalente prácticamente a jefe de gabinete. Conoce todos los entresijos de Brasilia y de la escena política de Brasil. Será clave por lo tanto para el presidente y su euipo.

El embajador Ernesto Araújo, de 51 años, supone un cambio en el Palacio de Itamaraty, el corazón de la política exterior de Brasil que giró hasta ahora sobre el multilateralismo. Brasil se va a adentrar en una relación muy estrecha con los Estados Unidos de Donald Trump.

La abogada y pastora evangélica Damares Alves representa la alianza del presidente con las igleias evangélicas. Damares Alves asume la cartera crucial también de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos. Tiene el control también en su cartera de Funai, la entidad que trata las cuestiones indígenas.

Una gran expectación en América Latina ante la nueva etapa política en México (Andrés Manuel López Obrador) y Brasil (Jair Bolsonaro) y su relación con Estados Unidos (Donald Trump).

Comparte esta noticia

COMENTARIOS