ENIGMAS ABIERTOS

Partido Revolucionario Moderno (PRM), el debate de la hoja de ruta

Carolina Mejía con la exvicepresidenta Milagros Ortiz Bosch. (Foto: Twitter/@CarolinaMejíaG)
Carolina Mejía con la exvicepresidenta Milagros Ortiz Bosch. (Foto: Twitter/@CarolinaMejíaG)
El Partido Revolucionario Moderno (PRM) aplazó al 18 de marzo su convención. El senador José Paliza y la excandidata a la Vicepresidencia Carolina Mejía aspiran a presidencia y secretaría general.
 “Muchos se y me preguntan:¿ A dónde va el PRM?

 - Seguirá creciendo- respondo pero, -ni eso lo convierte en opción de poder ni tampoco reivindica la diferenciación moral que esta sociedad busca con urgencia y ansiedad -.

En el PRM, está Milagros, Ivelisse, Hugo, Tirso, Antonio y unos cuantos mas cuyas credenciales éticas son impecables, pero ese no es, ni ellos definen el PRM. Por lo tanto, hay que preguntarse, ¿que y quienes representan al PRM? El oportunismo mediocre de Luis Abinader, las veleidades políticas de Hipólito Mejía y las mismas prácticas de antes en el PRD son las que en verdad definen al PRM. Son ellos con su proselitismo extemporáneo, sus campañas mal trazadas e inoportunas, su falta de discurso y su complicidad, al menos por omisión, con el poder los que dibujan el cuadro que la sociedad dominicana se ha hecho -y retoca regularmente- de lo que es el PRM.

Son ellos los que aspiran al poder sin oponerse al estropicio actual, son ellos los que arrastran a un partido joven por un camino viejo, son ellos los que desvían las energías personalizándolas en lugar de concentrarlas en objetivos, son ellos los que, con su falta de iniciativas y determinación cualquierizan el partido en lugar de acentuar su diferenciación y son ellos, clara y categóricamente hablando, parte del problema no de la solución”.

El párrafo anterior ha sido tomado de un artículo que publiqué a finales del año pasado cuando todavía no se había hecho pública la decisión de Jesús Feris Iglesias de buscar la presidencia del PRM un proyecto que si resultara exitoso podría transformar las ecuaciones políticas de cara a las elecciones del 2020 donde un Danilo Medina menguado, impopular y en vías de convertirse en pasivo político aspira a repetir.

Los Estados Unidos no quieren a Danilo Medina y esa es una postura oficial y pública documentada en los discursos del Encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos. El entorno de Danilo tampoco es bienvenido y ya ha sido objeto de hostilidad con la supresión de la visa a Roberto  Rosario y las acusaciones formuladas a Angel Rondón. El proyecto de Danilo enfrenta escollos que pueden resultar insuperables pero él -por la gravedad de su situación- está obligado a pelear hasta el fin y nadie, ni siquiera otro peledeista amigo o enemigo suyo podrá protegerlo. Quien releve a Danilo Medina hereda una crisis económica de envergadura, necesitará la ayuda externa, acuerdos, refinanciación, gracias, arreglos buenos y malos y para eso tendrá, obligatoriamente, que estar en buenas relaciones y términos con los Estados Unidosy otros países. Sin el compromiso de algún saneamiento en la justicia local nadie tendrá esa cooperación externa. El único que puede prpoteger a Medina después del 2020 es el propio Medina. Y el lo sabe.
 
Jesús Feris Iglesias, por su parte,  la tiene difícil. Hipólito y Luis lo adversan y promueven otras candidaturas, uno la de Paliza y el otro la de Carolina. Una solución de reparto que no añade nada pero resta porque ni Luis ni Hipólito están pensando en el país. Ni ellos ni los candidatos que proponen están a la altura de las necesidades del PRM y del país ni del momento,. Pero de eso se trata. Los caciques quieren candidatos a la presidencia del partido que no puedan ascender a candidaturas  para la presidencia del país y por eso no apoyan ni apoyarán a Feris Iglesias. Sin embargo, es precisamente Feris Iglesias, apoyado por el grupo de dirigentes mas prestigiosos del PRM quien pudiera ser parte de la renovación y redefinición del PRM.

Si Jesús Feris Iglesias hiciera su trabajo bien, si decidiera innovar y tuviera con que, si muestra las agallas y la determinación ausente en los otros, si deja los estudios de radio y televisión para irse a las calles, si, en otras palabras, se decide a hacer oposición inteligente, merece ganar y es muy probable que encuentre un país y un entorno solidario y amistoso. Una candidatura bien presentada, dispuesta, repito, a innovar, puede tener éxito incluso si es observada dentro de su propio partido porque, el descontento es tan grande, y la desesperanza tan abrumadora que este electorado es capaz de celebrar algo nuevo sin importarle si tiene o no la bendición partidaria porque sabe que dicha bendición está muy maleada por intereses personales y partidarios.

Hay muchos que creen que vale la pena apostar a Luis Abinader porque ya alcanzó un 35% de la votación en 2016.  No comparto esa opinión. Creo que Luis no ganó un 35% a su favor sino que fue el recipiente del descontento y la misma votación hubiera recibido cualquier otro candidato que hubiera sido postulado por la oposición entonces mayoritaria que era el PRM. Pero podría vivir incluso y apoyar a Luis a pesar de eso. Pero Luis Abinader no me convence, no le veo el empuje, la visión, las agallas. No es dirigente opositor aunque sea decente, no es líder aunque sea dirigente, y lo que mas me preocupa: su enemigo Danilo Medina no le teme, mas bien se ríe de él. Si no hay nadie mas, terminaremos votando por Luis, pero si tengo una opción, no lo haría. Y ese, creo, es el ánimo de muchas personas y no porque Jesús haya demostrado que es mejor, sino porque estamos convencidos de que Luis no va a cambiar y el país anda buscando en otros, el cambio y las decisiones que no ha encontrado en los dirigentes actuales.

Naturalmente, deseo pero no espero que gane Jesús la presidencia del PRM. Ahora bien, si creo y firmemente además, que es, hasta ahora, la única posibilidad que ha surgido de enderezar al PRM un partido del cual puedo decir, como en la canción de Silvio Rodríguez que ha sido “un servidor de pasado en copa nueva”.  Apoyo además la idea de que con Jesús, se lancen y propongan otros capaces de inspirar y  alentar la lucha.

Sería muy triste que estos dirigentes históricos permanecieran en el PRM haciendo el papel que Bidó y otros han representado en el PLD. Hugo Tolentino, Tirso Mejía y el propio Bidó Medina fueron profesores míos en la escuela de sociología en la UASD y está muy bien recordarlos. Si alguien podría tener autoridad moral y política para detener las payasadas de uno y las irrelevancias del otro es precisamente este grupo. Mas vale romper ahora con la farsa que permanecer en ella a expensas de su propio prestigio y ganados méritos.  Háganse cargo del PRM, desautoricen esa gente y construyan algo nuevo y mejor de lo que existe porque ese PRM, hasta ahora, ha sido y es mas de lo mismo.
 
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS