CAMBIO DE FONDO

Miquel Iceta, la opción definitiva de Pedro Sánchez en el Senado

Miqel Iceta, el nuevo presidente del Senado. (Foto: @miqueliceta)
Miqel Iceta, el nuevo presidente del Senado. (Foto: @miqueliceta)
El presidente del Gobierno en funciones mostró rápidamente sus cartas al filtrar desde La Moncloa la elección de un catalán con sensibilidad autonómica, el león del PSC que luchó en todos los frentes.
De todos los errores cometidos por Pablo Casado, que son abundantes y relevantes, el peor estuvo en su falta de audacia y generosidad en el Senado, actiamdo sin perspectica histórica ante la fragmentación del voto conservador entre Ciudadanos (centro), Partido Popular (derecha), y Vox (la ultra derecha).

Pudo preveer, planificar y proyectar una lista única del Senado entre Ciudadanos y Partido Popular dejando a Albert Rivera la iniciativa de designar los candidatos. Hubiera supuesto la fusión de Ciudadanos y Partido Popular en el senado en una lista única y coalición. Pero no se respondió al peligro que rpresentaba la extrema derecha de Vox. Una lista única del centro (Ciudadanos) y la derecha (Partido Popular) hubiera permitido la mayoría absoluta en una Cámara que es clave en el Estado de las Autonomías.



Esta ceguera política ha destruído el protagonismo del Partido Poipular y su mayoría absoluta que mantenía desde hacía dos décadas consecutivas-

Miquel Iceta, de 58 años, primer secretario del PSC. avezado león en batallas en todos los frentes, sucede a Pío García-Escudero. Ocupará un escaño en el Senado por designación autonómica tras la renuncia de José Montilla, ex presidente de la Generalitat.

Muy significativa la designación de un catalán con sensibilidad autonómica (e incluso federalista). Apunta a las reformas y propuestas en las que se trabaja ya la sala de mapas en funciones de La Moncloa.

Todavía el Partido Popular no se acaba de dar cuenta de que el artículo 155 quedó desactivado. Y de el futuro a muy corto plazo, se dirige a todo trapo hacia nuevos escenarios. 

Obviamente la intervención del autogobierno de Cataluña a través del artículo 155 de la Constitución fue una medida excepcional, correcta y necesaria. Se activó en 2017 cuando el ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, proclamó la independencia unilateral. Los tiempos ahora son diferentes y las situaciones distintas. El actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, se dedica más a la gesticulación que a la sublevación. Y el futuro a corto y medio plazo apunta neceriamente al diálogo en el perímetro del Parlamento de Cataluña y el Congreso de los Diputados.

El nuevo presidente del Senado tiene una agenda política conocida. Es partidario de la reforma de la Constitución y del Estatuto de Cataluña. Apuesta por proporcionar a la comunidad autónoma de mayor capacidad de autogobierno y del reconocimiento de su singularidad. Atención a que va a tener todo el poder en el Senado y será muy activo (y seguramente polémico) desde el primer momento de su toma de posesión.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS