UN LABERINTO

El martes 15 de enero, la votación final sobre el acuerdo del Brexit

La primera ministra insiste en el momento crucial para Reino Unido. (Foto: @TheresaMay)
La primera ministra insiste en el momento crucial para Reino Unido. (Foto: @TheresaMay)
Cautela en las Bolsas de Europa. Gran atención en la City a la nueva ronda de conversaciones de Theresa May. El 10 de Downing Street ya no puede retrasar una votación crucial para Reino Unido.
Londres se convirtió en un laberinto político y económico.

Los principales bancos globales han ultimado planes de contingencia para evitar que el Brexit ponga en riesgo sus actividades en la Unión Europea. Entidades que operan desde Londres como UBS, Goldman Sachs, Bank of America y Nomura, entre otras, han optado por obtener licencias en Dublín o Frankfurt.



La primera ministra británica, Theresa May, advirtió que Reino Unido se adentrará en un "territorio inexplorado" si el Parlamento rechaza el acuerdo al que ha llegado con la Unión Europea. Un ambiente de muy seria inquietud puertas para adentro en el 10 de Downing Street.

Las vacaciones y la tregua de Navidad no ha variado el equilibrio de fuerzas que podría abocar a la primera ministra a perder la votación. Ministros del Gobierno de Theresa May continuan alertando de los peligros de rechazar el texto y avanzar hacia una salida no negociada de la Unión Europea (UE) el 29 de marzo. Sus argumentos siguen sin persuadir al ala euroescéptica de los conservadores y sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP).



La primera ministra insiste en sus reuniones y contactos con decenas de diputados conservadores euroescépticos o indecisos También con laboristas para evitar un Brexit sin acuerdo que traería a Reino Unido el caos económico.

Finalmente, la primera ministra convocará la retrasada votación sobre su acuerdo del Brexit para el martes 15 de enero. Theresa May aplazó el 10 de diciembre la votación del acuerdo en el Parlamento para no sufrir una contundente derrota.



El líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha reclamado al Gobierno que precise con urgencia ante la Cámara de los Comunes cuál es el estado de sus conversaciones con la Unión Europea (UE) para mejorar el acuerdo propuesto para la salida del bloque.

Por su parte, el exministro de Exteriores, Boris Johnson, que dimitió el pasado julio por desacuerdos con la primera ministra, insistió en que una ruptura radical es la opción que "más se acerca" a lo que la gente quería cuando votó por salir de la Unión Europea en el referéndum de 2016.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS