Los funcionarios podrán teletrabajar tres días a la semana a partir de 2022

Mujer en videoconferencia con un compañero que teletrabaja. (Foto: Freepik)
Mujer en videoconferencia con un compañero que teletrabaja. (Foto: Freepik)
Un nuevo real decreto ley, que deberá estar listo en las próximas semanas, permitirá a los funcionarios públicos teletrabajar hasta 3 días a la semana.
La nueva titular de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, anunció la medida el jueves 18 de noviembre en el Congreso de los Diputados y añadió: “Estamos trabajando con las organizaciones sindicales para hacer posible que esa norma se pueda aprobar y que entre en vigor en enero del próximo año”.

Parte del acuerdo ya se había alcanzado en abril de este año con el ministro anterior, Miquel Iceta, donde se preveía que la cantidad máxima de teletrabajo fuera de tres días a la semana.

Sin embargo, el Gobierno y los sindicatos siguen afinando detalles de la normativa que deberá estar lista para este mismo año.

Algunos aspectos de la medida

Este plan prevé que los funcionarios públicos puedan desarrollar su actividad laboral a distancia hasta un 60 %, para favorecer además la presencia de trabajadores públicos en la “España vaciada” y rural.

Una vez que el real decreto ley esté listo, los funcionarios podrán solicitar adherirse al programa desde el 1 de enero de 2022. El trabajador deberá esperar a que su solicitud sea aprobada por el responsable máximo del departamento del ente público antes de hacerlo efectivo.

El programa no es obligatorio, es decir, el trabajador decide voluntariamente si quiere o no trabajar a distancia. Por otra parte, el máximo de días a teletrabajar es de 3 días a la semana, pero se puede trabajar menos tiempo.

Y si, transcurrido un tiempo mínimo de que se aplique la solicitud el trabajador quiere volver a la presencialidad completa, no hay problema puesto que las solicitudes son de carácter reversible.

Quiénes pueden teletrabajar

No todos los funcionarios públicos pueden acceder al trabajo a distancia. Aquellos que por el carácter de su actividad no sea compatible con el teletrabajo no podrán solicitarlo.

Hasta ahora son 230.395 empleados públicos que conforman la plantilla de la Administración estatal y se excluyen a los miembros de las Fuerzas Armadas, los juzgados o la policía, por las particularidades de sus actividades.

Además, solo se puede solicitar el teletrabajo quien sea funcionario de la Administración General del Estado (AGE), por ahora tampoco incluye a funcionarios autonómicos ni locales.

Aspectos prácticos

La Administración facilita un equipo informático con tarjeta de datos móviles, lo que en otras palabras significa que el trabajador no necesitará wifi para teletrabajar. Además, recibirá formación profesional para manejar herramientas ofimáticas e indicaciones para la ciberseguridad.

Esta nueva norma prevé que cada departamento evalúe sus puestos de trabajo y determine cuáles son compatibles con el trabajo a distancia, y cuántos días a la semana se puede realizar desde casa.

El Ministerio de Hacienda y Función Pública busca con el teletrabajo incentivar a los empleados públicos para que se establezcan en zonas despobladas o menos pobladas, favoreciendo de esta manera que se residencien en zonas rurales en lugar de en las capitales de provincia o de municipio.

No está prevista ninguna ayuda adicional en estos casos, solo la facilidad del teletrabajo.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS