TRES FACCIONES

Londres, un hervidero tras el fracaso político de Theresa May

Theresa May busca la presióm de la opinión pública a los diputados en una crucial elección. (Foto: )
Theresa May busca la presióm de la opinión pública a los diputados en una crucial elección. (Foto: )
La ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd; el ministro de Exteriores, Jeremy Hunt; y el ministro d Economía, Philip Hammond. Búsqueda de akternativas ante el derrumbe de Theresa May.
Reino Unido, un país abierto en canal donde nadie sabe exactamente cómo salir del pantano en el que entró David Cameron y atrapó finalmente a Theresa May. Para el exprimer ministro Tony Blair, uno de los caminos apuntan a un segundo referéndum.



Una mayoría del gabinete del Gobierno británico da por "muerto" el acuerdo y estudia posibles alternativas, destacó el Legacy Media The Times. La mayoría del Gobierno de la primera ministra, Theresa May, ve improbable aprobarlo en el Parlamento.

Tres facciones en los tories, el Partido Conservador: ¿Nuevo referéndum? ¿Choque definitivo con la Unión Europea en Brexit caótico? ¿Elección del modelo de Noruega?

Primera facción: Segundo referéndum

La ministra de Trabajo y Pensiones, Amber Rudd, lanzó una llamada a los diputados del Partido Conservador para que rebajen sus exigencias, a fin de evitar una ruptura no negociada con la Unión Europea (UE).

El ministro de Economía, Philip Hammond, plantea respaldar la convocatoria de un segundo referéndum para tratar de evitar el caos económico de una salida no negociada.

Segunda facción: Asumir el choque de ruptura abrupta

El ministro de Exteriores, Jeremy Hunt, recalcó por su parte que el pacto sellado a finales de noviembre entre Londres y Bruselas solo recibirá el respaldo de la Cámara de los Comunes si la Unión Europea aporta garantías adicionales.

Para Hunt, el temor a un Brexit abrupto puede facilitar que Bruselas dé su brazo a torcer en las próximas semanas y acepte modificar el mecanismo de seguridad diseñado para evitar una frontera en Irlanda del Norte, el punto más polémico del acuerdo.

"Lo que no aceptará la Cámara de los Comunes es el riesgo de quedar atrapados permanentemente en la unión aduanera debido a ese mecanismo de salvaguarda. Creo que es posible pasar este pacto con esas garantías que necesitamos", aseguró Hunt.

Es uno de los miembros del gabinete de Theresa May que aceptaría conducir al Reino Unido a una ruptura abrupta con la Unión Europea el próximo 29 de marzo si el resto de puertas se cierran.

Tercera facción. Optar por el modelo de Noruega

Una tercera facción, que incluye a Michael Gove, ministro de Medioambiente, contempla la posibilidad de mantener al país tras el Brexit en el Espacio Económico Europeo (EEE), un modelo similar al de Noruega.

Theresa May se vio obligada a suspender la votación del acuerdo que estaba prevista el pasado martes al no contar con los apoyos necesarios, pero espera regresar antes del 21 de enero a la Cámara de los Comunes con un nuevo texto.

La posición de Jeremy Corbyn

Los líderes comunitarios han descartado la opción de renegociar el tratado de salida, aunque mantienen abierta la puerta a redactar nuevas clarificaciones, y Theresa May prevé continuar dialogando con ellos en los próximos días.

La facción más eurófila del Partido Conservador, encabezada entre otros por el exsecretario de Estado Jo Johnson, le pide por su parte a Theresa May que convoque la votación esta misma semana, a fin de dejar tiempo para convocar un referéndum si el acuerdo es rechazado.

"Es sencillamente inaceptable dejar correr el tiempo y poner al país en riesgo de que se acaben los plazos", indicó el hermano del exministro Boris Johnson, que dimitió a principios de noviembre por su desacuerdo con la gestión del Brexit efectuada por Theresa May.



El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, continúa por su parte presionado para convocar una moción de censura contra el Gobierno conservador y para que respalde un segundo referéndum si esa opción no prospera.

"Hay un número creciente de diputados conservadores, ya no solo las personas de siempre, que están defendiendo un voto popular", dijo el diputado del Partido Nacionalista Escocés (SNP), Ian Murray, que urgió al Partido Laborista a sumarse a esa corriente.

Según The Telegraph, varios dirigentes laboristas han pedido a Corbyn que presente una moción de censura la próxima semana, algo a lo que el líder de la oposición se ha opuesto hasta ahora al no contar con una mayoría asegurada.

Corbyn sostiene que su primer objetivo es forzar unas elecciones anticipadas, aunque mantiene sobre la mesa la opción de defender un referéndum si no se llega a ese escenario.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS