EL ESCENARIO ROJO

La libra esterlina podría caer a 1,10 dólares si hay rebelión contra May

La oficina de la primera ministra británica bajo las luces rojas. (Foto: @10DowningStreet)
La oficina de la primera ministra británica bajo las luces rojas. (Foto: @10DowningStreet)
Sellado el acuerdo, todo en manos de la primera ministra. Podría producirse una moción de censura, comicios anticipados e incluso una nueva consulta. Si hay crisis, el daño económico será inmediato.
Ni un minuto que perder para la primera ministra británica. Sellado el acuerdo en el Consejo Europeo extraordinario, el debate es ahora solo cuestión del Reino Unido. El escenario ha quedado reducido. El futuro verde, el más positivo, con un Brexit ordenado y pactado. El futuro rojo, el más negativo, con un Brexit de caos que pondría a a la libra esterlina en situación crítica. 



La primera estrategia de Theresa May es la de un plan masivo de seducción. Ganar la batalla del Parlamento y la de la opinión pública para aplicar la hoja de ruta de la salida de la Unión Europea el 29 de marzo de 2019.



En su mensaje Carta abierta a la nación, llamó sobre el éxito del Reino Unido en la negociación:

1. Control de las fronteras y acabando con la libertad de movimientos de una vez y para siempre.

2. Protección de la relación con Europa como la presencia de ciudadanos de la Unión Europea en Reino Unido.

3. Apertura de la frontera irlandesa y el comercio fluido de bienes y mercancías.

Theresa May ha abierto un blog desde el 10 de Downing Street aplicando por tierra, mar y aire una agresiva e intensa política de comunicación. "Voy a hacer campaña con mi corazón y alma para ganar el voto e implementar el acuerdo del Brexit, por el bien de Reino Unido y toda su gente", es su promesa a la nación.



El Reino Unido camina hacia una sesión cargada de tensión en los Comunes. Prodría votar en contra entre 50 y 70 diputados del Partido Conservador. También los 10 del Partido Unionista Irlandés (DUP). Y la totalidad de los laboristas, liberal-demócratas y nacionalistas escoceses.

Los euroescépticos tories y los irlandeses del norte rechazan el pacto por mantener a Reino Unido demasiado conectado con las normas de la Unión Europea. Los partidos de la oposición prefieren una relación más estrecha o incluso dar marcha atrás al Brexit.

Analistas económicos y bancos de inversión están divididos. Theresa May insiste en que no hay espacio para marcha atrás. Ya no se puede renegociar con Bruselas. Ha sido un éxito de la Comisión Europea. Votar en contra aparece ahora como opción peligrosa, de alto riesgo y de situar al miedo como nuevo actor.

Si ho nay acuerdo, un Brexit sin pacto, Reino Unido quedaría fuera del mercado común. La libra esterlina podría bajar a 1,10 dólares, desde los 1,28 dólares actuales. Theresa May tiene hasta el 21 de enero si sufre una primera derrota.

Se abrirían entonces los nuevos escenarios, pero solo para Londres: buscar un segundo voto parlamentario; dimitir con el peligro de lucha encarnizada entre los tories; convocar nuevas elecciones: o un nuevo referéndum, Wait ann see. Todo abierto mientras observa la Comisión Europea desde el continente.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS