PRESIÓN FISCAL

Las subidas del Gobierno tras las elecciones: cotizaciones, IRPF y patrimonio

El Gobierno anuncia a Bruselas las subidas de impuestos. (Foto: @Haciendagob)
El Gobierno anuncia a Bruselas las subidas de impuestos. (Foto: @Haciendagob)
La subida del Gobierno supondrá en la práctica una mayor presión fiscal para los trabajadores con ingresos mensuales superiores a los 2.400 euros netos al mes.
La reforma fiscal en la que lleva un tiempo trabajando el Gobierno ya tiene clara sus líneas. El Ejecutivo de Pedro Sánchez detalló en un informe enviado a la Comisión Europea la semana pasada las subidas de impuestos que pondrá en marcha en el primer trimestre del año 2023 para "acercar los niveles de tributación de España a la media de los países de nuestro entorno". 

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia elaborado por el Gobierno, condición sine qua non para recibir 79.529 millones de euros en subvenciones hasta 2023, no entra en el detalle de cómo quedarán los incrementos impositivos aunque apunta a algunos de los tributos que cambiarán.

Así, el Gobierno propone el "incremento gradual de la base de cotización máxima del sistema", lo que supondrá en la práctica una mayor presión fiscal para los trabajadores con ingresos mensuales superiores a los 2.400 euros netos al mes. La base de cotización es la remuneración mensual bruta, incluidas las pagas extra prorrateadas, que un trabajador percibe.

En la actualidad, la base máxima es de 4.070,10 euros brutos al mes. Los trabajadores que ganan más de esa cifra están exentos de pagar a partir de esa cantidad. Es decir, si una persona tiene una base de cotización de 5.000 euros mensuales no tributa por los 929,90 euros que hay de diferencia. 

Se trata de materializar lo que se ha denominado "armonización fiscal", centrándose fundamentalmente en los impuestos de patrimonio, sucesiones y donaciones. En España, estos tributos están cedidos al 100% a la comunidades autónomas. Eso provoca que cada gobierno autonómico aplique las bonificaciones o exenciones a criterio propio, cuyo resultado en la práctica es que los ciudadanos de unos territorios pagan menos por el mismo tributo que en otros. 

"En el ámbito de la imposición sobre la riqueza, se evidencian importantes mejoras a introducir, tanto desde el punto de vista técnico, como desde la perspectiva de implementar una política redistributiva coherente a nivel nacional", suscribe el documento del Gobierno. 

Un anexo del Plan de Recuperación hacía referencia a la supresión paulatina de la tributación conjunta en el IRPF, que beneficia a dos millones de hogares y cuyo coste anual para las arcas públicas asciende a 1.000 millones de euros, según figura en los últimos Presupuestos Generales del Estado. 

"Estamos hablando de una errata dentro del cuerpo del Plan y en la ficha fiscal lo que se prevé es la creación del grupo de expertos de la reforma fiscal, que evaluará las cuestiones de la AIREF en cuanto a la eficacia de las bonificaciones fiscales que ya existen", subrayó Nadia Calviño

Comparte esta noticia

COMENTARIOS