Las razones de la huelga del sector del metal en Cádiz

Trabajadores en una manifestación durante una huelga. (Foto: Freepik)
Trabajadores en una manifestación durante una huelga. (Foto: Freepik)
Desde el 15 de noviembre los trabajadores del metal en Cádiz se encuentran en huelga y enfrentados al sector patronal.
En la segunda semana de huelga de la industrial del metal en Cádiz, el conflicto continúa sin resolverse y amenaza con extenderse a otros sectores de la sociedad andaluza.

Se involucraron estudiantes y otros ciudadanos que aprovechan las manifestaciones para expresar su descontento ante la situación económica y social de la provincia, afectada por un desempleo por encima del 23 %, más de 9 puntos por encima de la media del país.

Las razones de la huelga

Las principales reivindicaciones exigidas por los sindicatos giran en torno a los salarios y su pérdida de poder adquisitivo frente al incremento del IPC.

Los huelguistas esperan lograr una subida del 2 % para 2021, 0,5 % más el próximo año y 0,5 % en 2023, es decir, una subida del 3 % de los sueldos en un plazo de dos años. La contraoferta de la patronal es de una subida de medio punto porcentual en 2021, más un 0,7 % en 2022 y un 0,3 % en 2023, es decir, la mitad de lo que demandan los sindicatos.

La Federación de Empresarios del Metal de la Provincia de Cádiz (FEMCA), a través de su presidente Diego Sánchez, afirma que las empresas no están en condiciones de cumplir con las exigencias de los trabajadores.

Según él, se debe, entre otras razones, al descenso de la producción a causa de la pandemia, poniendo a modo de ejemplo la situación que atraviesan los tres astilleros que se encuentran en Cádiz, en el que apenas el de San Fernando tiene trabajo asegurado, y por poco tiempo.

En la otra orilla los sindicatos no concuerdan con el panorama de FEMCA. Representantes de la Unión General de Trabajadores (UGT) y de las Comisiones Obreras (CC. OO.), consideran que hay una reactivación en el sector y que los trabajadores llevan décadas sacrificándose, mientras la eventualidad ha ido ganando espacio (más de un 20 % de la plantilla en varias empresas).

Consideran que los trabajadores se sienten estafados y enojados, y dispuestos a luchar hasta conseguir un convenio laboral justo.

Situación actual del conflicto

Actualmente, en Sevilla, 4 representantes del Consejo Andaluz de Relaciones Laborales (CARL) actúan como mediadores en las negociaciones entre 3 representantes de FEMCA, 11 de la UGT y 10 de CC. OO., que se encuentran trabadas en dos aspectos principales: el ajuste de los salarios al IPC y la duración de los convenios laborales.

Por un lado, los sindicatos proponen un convenio con una duración de dos años, al menos un 2,5 % de aumento y ajustes de salarios de acuerdo con el IPC.

La patronal, por su parte, insiste en una cantidad menor, y solo ajustes vinculados al IPC si los acuerdos son por un mínimo de tres años. De acuerdo con Diego Sánchez, no desean enfrentar una nueva huelga a corto plazo y tener que volver a negociar en menos de un año.

De no llegar a un acuerdo en los próximos días esta podría convertirse en una de las huelgas más prolongadas y peligrosas –por su tensión y violencia creciente– en la historia de Cádiz.
 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS