IMPACTO SOCIAL

Johnson impone un mes de confinamiento severo en Inglaterra

Boris Johnson, ante una dramática situación por la COVID19. (Foto: BBC)
Boris Johnson, ante una dramática situación por la COVID19. (Foto: BBC)
La gravedad de la segunda ola ha convertido a Europa en el nuevo epicentro de la COVID19. La pandemia del coronavirus puede ser además el factor que decida el duelo entre Donald Trump y Joe Biden.
Enorme impacto político, económico y social de la pandemia del coronavirus y la segunda ola de la enfermedad de la COVID19 sin que aparezca claramente por el momento una vacuna eficaz.

En Londres, el primer ministro, Boris Johnson, ha decretado el confinamiento en Inglaterra a partir del próximo jueves después de que el Reino Unido -66 millones de habitantes- haya superado el millón de casos de COVID-19. "No puedo ignorar las cifras", sentenció de forma dramática en un mensaje al país.



Pese a que la duda era si el confinamiento afectaría a todo el Reino Unido, Gales, Escocia e Irlanda del Norte no han llegado a un acuerdo con el primer ministro y seguirán, por lo tanto, aplicando sus propias reglas. Las medidas se someterán a votación en la Cámara de los Comunes el miércoles y, si son aprobadas, pasarán a ser efectivas la mañana del día siguiente.

"Si no actuamos ya, podríamos ver miles de muertes al día en este país, un pico de mortalidad, por desgracia, mayor que el de abril", ha justificado Johnson, que ha pedido disculpas después de que su comparecencia se pospusiera hasta en dos ocasiones. Esta medida se extenderá hasta el 2 de diciembre, junto a otras restricciones adicionales, entre las que se encuentra el cierre de los establecimientos no considerados como esenciales, incluidos bares y restaurantes, a excepción de los que proporcionen comida para llevar.

Según ha apuntado el premier, quien, como hizo el pasado 23 de marzo, ha pedido a la gente que se quede en casa, el virus se está expandiendo "más rápido de lo que se preveía en el peor de los escenarios razonables". Y es que, de acuerdo con el asesor científico del Ejecutivo, Patrick Vallance, los datos demuestran que esta segunda ola “tiene el potencial de ser dos veces peor que la primera”.

Sin embargo, Johnson ha aclarado que no se trata de un confinamiento como el que el país vivió en marzo, sino que, en esta ocasión, los centros educativos permanecerán abiertos. Asimismo, la gente podrá salir a hacer ejercicio a la calle e ir al trabajo si no pueden hacerlo desde casa, así como ir a comprar productos esenciales y proporcionar cuidado a personas en situación de vulnerabilidad.

Aun así, ha señalado que esta Navidad "va a ser diferente". No obstante, ha incidido en que el objetivo principal es reducir la presión sobre el Sistema Nacional de Salud británico (NHS). "El riesgo es que, por primera vez en nuestras vidas, el NHS no estará allí para ayudarnos", ha advertido Johnson.

 Reino Unido ha superado el millón de casos de coronavirus confirmados desde el inicio de la pandemia. En concreto, el país ha alcanzado los 1.011.660 positivos, mientras que suma un total de 58.925 fallecidos.

En estos momentos, más de 10.000 pacientes se encuentran hospitalizados, de los que 978 reciben respiración asistida.

Estos datos y las predicciones de los científicos han llevado a Inglaterra a decretar este segundo confinamiento durante cuatro semanas, que se impone a los tres niveles de riesgo establecidos a mediados de octubre -medio, alto y muy alto- y que aplicaban diferentes medidas dependiendo de la incidencia territorial de la enfermedad.

Se suma así al confinamiento de Gales y al parcial de Irlanda del Norte.

En un comunicado compartido en su cuenta de Twitter, Nicola Sturgeon, primera ministra escocesa, donde ya hay restricciones "significativas", ha pedido a la población que evite los viajes entre Escocia e Inglaterra "salvo que sea absolutamente necesario".

Comparte esta noticia

COMENTARIOS