El IPC subyacente de la eurozona se acerca al récord

El crecimiento del IPC subyacentes está en máximos. (Foto: Freepik)
El crecimiento del IPC subyacentes está en máximos. (Foto: Freepik)
La subida del precio de la energía junto a un aumento generalizado en el nivel de precios eleva la inflación subyacente hasta el 4 %.
Los precios de la mayoría de los productos de nuestra cesta básica se han elevado a niveles nunca vistos. Estamos en una situación de un crecimiento general de los precios que no solo afecta a los precios de la energía, sino a los precios de los productos más básicos. 

El IPC subyacente de la eurozona se acerca al récord, logrando alcanzar el 4 %. Esta subida ha puesto de manifiesto que no es una subida de precios coyuntural, sino que se trata de un crecimiento que se va a mantener en el tiempo. 

Subida de los tipos de interés 

Ante la situación de subida de precios que puede llegar a hacerse insostenible, los bancos de la eurozona tratan de compensar la situación con una subida de los tipos de interés en torno a los 25 puntos. 

Si bien esta medida se tenía pensada para abordar en septiembre, ha tenido que ser adelantada para frenar esta escalada de aumento. Esta subida de los precios ha venido forzada por la subida de los precios de la energía y el impacto que la guerra de Ucrania ha tenido en la economía. 

De esta forma, los cálculos que se han realizado sobre el nivel de precios han revelado que esta subida podría hacerse crónica, ya que se comprueba un crecimiento importante en los precios al margen de los productos que han subido más la inflación. 

Esto podría provocar que los precios de las materias primas y de otros productos fundamentales para el crecimiento económico podría aumentar de forma continuada y no mostraría una tendencia a la baja a medio y corto plazo. 

Posibles riesgos y consecuencias 

La situación que se ha descrito puede tener un impacto negativo importante sobre la economía europea. De hecho, estaríamos ante una situación de estancamiento en el crecimiento económico junto con un nivel alto de inflación. 

Uno de los riesgos importantes que se aprecia de esta situación es que puede haber un impacto muy importante y negativo sobre el salario. Estaríamos en una congelación en la subida de los sueldos frente a un crecimiento continuado en el nivel de precios. 

Si no se realiza una propuesta de subida de salarios por parte de las empresas, se podría producir el fenómeno de la estanflación, que sería la combinación de estancamiento con inflación. 

Las previsiones tras estos datos tan históricos del nivel de precios general son bastante negativas. De esta forma, el banco central ha puesto sobre la mesa la situación que podría vivirse al final del año. Una situación de recesión económica que podría tener consecuencias importantes sobre muchas empresas y los ciudadanos. 

Parece que las medidas adoptadas hasta el momento para mitigar el efecto de la subida de algunos precios como el carburante no habrían tenido el efecto esperado. De hecho, la rebaja en el precio del carburante realizada por el gobierno ha sido absorbida por la subida de los precios por parte de las petroleras. 

Habrá que estar atentos a cómo evoluciona la situación e ir adoptando medidas como el ahorro. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS