ALERTA ROJA

El huracán Laura llegó a Luisiana con vientos de 240 kilómetros hora

Laura tocó tierra con la máxima gravedad. (Foto: ABC News)
Laura tocó tierra con la máxima gravedad. (Foto: ABC News)
Situación extremadamente grave y peligrosa. Laura creció de forma vertiginosa de tormenta tropical a huracán de fuerza 5 tocando tierra en las costas de Luisiana con fuerza 4 y un poder destructivo total.
El ojo del potente huracán Laura tocó tierra este jueves en la costa de Luisiana (Estados Unidos) con vientos máximos sostenidos de hasta 240 kilómetros por hora, confirmó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Miami. A medida que el huracán Laura continúa avanzando tierra adentro, el huracán ha pasado de categoría 4 a 3 y después a 2 (vientos de 175 kilómetros por hora).



El ojo de Laura, que amenaza con inundaciones “catastróficas” según el NHC, tocó tierra de madrugada (hora local) cerca de la localidad de Cameron, a 45 kilómetros al sursuroeste de Lake Charles y avanzaba en dirección norte. Las autoridades ordenaron la evacuación de la zona de Lake Charles, donde viven unas 200.000 personas. Pero se ignora si estas órdenes se han obedecido de forma total o sólo parcial.


 
"Laura está avanzando sobre tierra en el suroeste de Luisiana. ¡PÓNGANSE A CUBIERTO AHORA! Considere estos vientos extremos inminentes como si se acercara un tornado y vaya de inmediato al sitio seguro en su refugio. ¡Actúe ahora para proteger su vida!”, alertó el NHC.



El director del centro, Ken Graham, se dirigió en un vídeo a los residentes de la zona: “Es demasiado peligroso estar ahí afuera, espero que no estén allí, espero que hayan evacuado”.

Laura, que ya dejó 21 muertos a su paso por Haití y otros cuatro en República Dominicana, amenaza ahora a Luisiana y al este de Texas con marejada ciclónica de hasta 6 metros, vientos extremos e inundaciones repentinas a lo largo de esta noche y durante la mañana. Los meteorólogos del NHC pronostican, sin embargo, un “rápido debilitamiento” de la tormenta ahora que Laura ha tocado tierra.



Los meteorólogos esperan que llegue al valle central de Missipí convertido en depresión tropical. En su trayectoria pronosticada, Laura se moverá tierra adentro a través de Luisiana y llegará a Arkansas la próxima noche para desplazarse el viernes sobre el valle central de Misisipí.

Con su categoría 4, Laura es la tormenta más potente hasta la fecha de la temporada de huracanes en el Atlántico. Los otros huracanes han sido Hanna, Isaías y Marco, los tres de categoría 1.

Si mantiene sus actuales coordenadas, Laura será una de las tormentas más fuertes que jamás haya azotado la costa del Golfo de Estados Unidos. A medio millón de residentes se les ha dicho que abandonen partes de Texas y Luisiana. Según primeros informes, más de 400.000 hogares en Luisiana se quedaron sin electricidad en las primeras horas del jueves. En Texas, más de 45.000 hogares sufrieron cortes de energía.

Laura y Marco azotaron anteriormente el Caribe  Inicialmente se temía que ambas tormentas azotaran Luisiana como huracanes con 48 horas de diferencia entre sí, un evento sin precedentes, pero Marco fue degradado a tormenta tropical.

El huracán Katrina, que devastó Nueva Orleans en 2005 y mató a más de 1.800 personas, fue una tormenta de categoría 5 antes de debilitarse a una categoría 3 cuando tocó tierra en Estados Unidos. Los diques rotos provocaron inundaciones desastrosas en la ciudad de Nueva Orleans, que se encuentra a unos 2 m (6 pies) por debajo del nivel del mar, lo que la hace particularmente vulnerable a las tormentas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a los potencialmente afectados por la tormenta que "escuchen a los funcionarios locales", ya que la tormenta era "muy peligrosa y se intensificaba rápidamente".

Las evacuaciones se complican con la pandemia de COVID-19. El gobernador de Texas, Greg Abbott, instó a las familias que podían permitírselo a refugiarse en hoteles y moteles a que se distanciaran de los demás.

El miércoles, el NHC dijo que las imágenes de satélite habían mostrado que Laura había experimentado una intensificación notable para convertirse en un "huracán formidable". Las casas bien construidas podrían sufrir daños importantes, los árboles podrían romperse o arrancarse de raíz y la electricidad y el agua no estarán disponibles durante días o incluso semanas, dijo.

"Pensar que habría una pared de agua de más de dos pisos de altura llegando a la costa es muy difícil de concebir para la mayoría, pero eso es lo que va a suceder", dijo el meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional, Benjamin Schott. "La palabra 'insuperable' no es una que nos guste usar, y es una que nunca antes había usado", agregó.

El gobernador Abbott instó a las personas en el camino de la tormenta a "aprovechar estas últimas horas para evacuar". "El poder del huracán Laura no tiene precedentes, y los tejanos deben tomar acción ahora para salir de peligro y protegerse", enfatizó de forma dramática..

Comparte esta noticia

COMENTARIOS