EL AVISO DRAMÁTICO

El golpe es tan profundo que existe el riesgo de una generación perdida

El grave riesgo de una generación perdida. (Foto: @@KGeorgieva)
El grave riesgo de una generación perdida. (Foto: @@KGeorgieva)
Admirable gestión de Kristalina Georgieva como directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) para insistir en la necesaria unidad política y económica ante un drama que es pavoroso.
El Fondo Monetaio Internacional (FMI) ha subrayado que la recesión del 2020 no va a ser tan severa, pero la recuperación será “larga, desigual e incierta”. La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, insistió en que el apoyo estatal fue clave para “poner un suelo” bajo la economía global. No obstante, advirtió que en los países de bajos ingresos, "el golpe es tan profundo que hay un riesgo de que haya una generación perdida".



La recesión global en 2020 por la crisis de la pandemia va a ser menos severa de lo previsto, pero la “ascensión” hacia una recuperación va a ser “larga, desigual e incierta”, subrayó la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) Kristalina Georgieva.

“El panorama es menos nefasto hoy. Estimamos que la evolución en el segundo y tercer trimestre fue mejor a lo esperado, lo que permite una pequeña revisión al alza del pronóstico global para 2020”. Hizo este énfasis en un discurso previo a la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que comienza la próxima semana, en formato virtual.

El 24 de junio, el FMI publicó una actualización muy sombría de sus previsiones, en la que estimó una contracción de la economía global de 4,9%, frente a una proyección de una caída del PIB mundial de 3% hecha en abril.
 
No adelantó cifras antes de la publicación la próxima semana del informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO).
 
Sin embargo, Georgieva advirtió que el camino a la recuperación va a ser “una larga ascensión” advitiendo que la mejoría de la economía va a ser “larga, desigual e incierta”.

Para 2021, el FMI sigue proyectando una recuperación “parcial” y “desigual”.

Georgieva indicó que el apoyo estatal fue clave para “poner un suelo” bajo la economía global, con cerca de 12 billones de dólares en ayudas para los hogares y las empresas.

Pero este apoyo ha sido en la medida de las capacidades de cada país y en los estados ricos la política fue dar “lo que fuera necesario” y en los más pobres “lo que fuera posible”. “Esta brecha es la razón por la cual vemos diferentes resultados”, indicó Georgieva.

En Estados Unidos y en Europa, la recesión -pese a que fue dolorosa- no fue tan pronunciada como temían los economistas, dijo la jefa del FMI desde septiembre de 2019, quien que destacó también una “recuperación más rápida a lo esperado” en China.

“En los países de bajos ingresos, el golpe es tan profundo que hay un riesgo de que haya una ‘generación perdida’”, advirtió. También indicó que hay riesgo de que la crisis deje cicatrices importantes como “pérdidas de empleo, bancarrotas e interrupciones en la educación”.

Para Latinoamérica y el Caribe en junio el FMI pronosticó una contracción del PIB de 9,4% en 2020 y las contadas actualizaciones muestran un escenario dispar. El FMI mejoró sustancialmente la previsión para Brasil este año de una contracción de 9,1% anticipada en junio a una caída del PIB de 5,8%.

A finales de septiembre empeoró su pronóstico para Colombia, proyectando una caída del PIB de 8,2% en 2020 frente a una previsión de un decrecimiento de 7,8% hecha a mediados de año.

En su discurso Georgieva indicó que en los lugares donde persista la pandemia “es crítico mantener los salvavidas” para la economía, las empresas y los trabajadores. “Si se cortan los salvavidas muy pronto, el largo ascenso se convierte en una caída precipitada”, indicó.

Por otro lado, también se conocieron los datos sobre el comercio mundial, con la Organización Mundial del Comercio que estimó que el comercio internacional caerá “solo” un 9,2% en volumen este año, frente a una previsión de caída del 12,9% en abril, según su escenario más optimista.

Para 2021, la organización espera un aumento del 7,2%, frente al 21,3% que preveía en su pronóstico de abril.

La OMC advirtió contra los riesgos a la baja relacionados con el resurgimiento del virus en algunas regiones que podrían obligar a tomar nuevas medidas de confinamiento.

La OMC también consideró que “el ritmo de expansión podría disminuir una vez que se haya agotado la demanda y se hayan repuesto las existencias de las empresas”.

Todo ello podría “costar hasta 4 puntos porcentuales del crecimiento proyectado del comercio de mercancías en 2021”, dijo el director general adjunto Xiaozhun Yi en una conferencia de prensa. A la inversa, la llegada de una vacuna el próximo año podría dar “hasta 3 puntos porcentuales” al aumento del comercio de mercancías

Comparte esta noticia

COMENTARIOS