PREVISIÓN SOCIAL

España, en la cola del Índice global de las pensiones

El Índice global de las pensiones sitúa a España en la cola. (Foto: Envato)
El Índice global de las pensiones sitúa a España en la cola. (Foto: Envato)
España sale peor parada es en el subíndice de sostenibilidad, que sitúa en la posición 35 de 39, sin duda una fuente útil de información para evaluar la suficiencia.
El Índice global de las pensiones, elaborado por el Centro de Estudios Financieros de Monash (MCFS), la asociación de inversores profesionales CFA Institute y Mercer, sitúa al sistema de pensiones de España en el puesto 22. 

El Índice compara 39 sistemas de jubilación en todo el mundo y cubre casi dos tercios de la población mundial. El estudio establece un ranking global, utilizando más de 50 indicadores para asignar un valor a cada uno de los tres subíndices en los que se divide el índice general, ponderados según su peso: suficiencia (40%), sostenibilidad (35%) e integridad (25%).

Si se tienen en cuenta las valoraciones asignadas a nuestro país, España ocupa la posición 11 en el subíndice de suficiencia, y la posición 16 en el subíndice de integridad, pero donde España sale peor parada es en el subíndice de sostenibilidad, que nos sitúa en la posición 35 de 39. La valoración atribuida a España en este subíndice merece una pequeña consideración.

Aunque existen dudas de que el índice global de las pensiones sea una herramienta eficaz a la hora de ordenar cualitativamente los diferentes sistemas de pensiones de los países, parece evidente que los subíndices por separado, sí que son una fuente útil de información para evaluar la suficiencia, así como la sostenibilidad financiera y la integridad de los sistemas de pensiones que se analizan. 

Cabe recordar que el subíndice de sostenibilidad tiene en cuenta una serie de indicadores que influyen en la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas actuales. Estos incluyen factores como la importancia económica del sistema de previsión social complementaria, su nivel de activos, la tasa de participación de la población mayor en la fuerza laboral, los niveles actuales de gasto público en pensiones y deuda pública y el nivel real de crecimiento económico.

Más allá de la fuerza del sistema de pensiones en España, su sostenibilidad y el margen de mejora en cuanto a separación de fuentes de financiación, mejora en la fuente de ingresos y gasto público en porcentaje sobre PIB en comparación a los países de nuestro entorno, no es de extrañar que España ocupe la peor posición en cuento a sostenibilidad. 

La razón el peso de la previsión social complementaria, ya que, si analizamos, por ejemplo, el nivel de desarrollo del Segundo Pilar, el referido a los sistemas complementarios en las empresas, según el último Informe estadístico de los planes de pensiones de empleo en España, elaborado por el Observatorio de los Sistemas Europeos de Previsión Social Complementaria, tan sólo el 15% de los trabajadores contratados es partícipe de un plan de pensiones de empleo.

El porcentaje difiere considerablemente si distinguimos entre trabajadores de pymes o trabajadores de grandes empresas. En el primer caso, sólo el 1% de las pymes, que ocupan a poco más de 2% de los trabajadores del total de las pymes tiene plan de pensiones de empleo.

Por su parte, en las grandes empresas son casi el 15% las que tienen planes de pensiones de empleo para sus trabajadores (que representan cerca del 40% de los trabajadores de las grandes empresas).

Sin embargo, el escaso desarrollo de la previsión social complementaria en el ámbito de la empresa a través de los planes de pensiones de empleo contrasta con la exitosa implantación que tienen las Entidades de Previsión Social Voluntaria (EPSV) en el País Vasco.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS