Cuotas entre 184 y 1.267 euros para los autónomos

José Luis Escrivá ministro de Seguridad Social. (Foto: Wikimedia)
José Luis Escrivá ministro de Seguridad Social. (Foto: Wikimedia)
El Gobierno propone un nuevo sistema de cotización para los autónomos, a desplegarse en 9 años.

José Luis Escrivá, titular de la cartera de Seguridad Social, presentó este jueves una reforma al sistema de cotización para los autónomos. El objetivo es la adecuación de los tributos a los ingresos reales de los autónomos.

En palabras de Escrivá, “Partimos de un sistema injusto donde, por ejemplo, paga lo mismo un autónomo con rendimientos de 400 euros que otro con 6.000”. El modelo propuesto “corrige esa desigualdad y es más justo”.

De esta forma, los autónomos pagarían entre 184 y 1.267 euros, según sus ingresos reales. Para el ministro, es una reforma que genera equidad en el comportamiento económico de los actores sociales.

El Pacto de Toledo y Bruselas

La reforma de las cotizaciones fue una recomendación del Pacto de Toledo, que desde 1995 se reúne con regularidad para evaluar la situación económica del país; en función de las situaciones propone medidas que aseguren la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones.

Pero, también, la propuesta formulada por el ministerio de Seguridad Social obedece a una serie de reformas que el Gobierno de Sánchez prometió ante Bruselas en el marco de la recuperación económica, que debería entrar en vigor el próximo 2023.

Claro que la reforma se haría progresivamente, en un plazo de 9 años y de forma escalonada.

Y es que, siempre según el Gobierno, hay una desigualdad de base, lo cual se traduce en que los autónomos –al menos el 85 % de ellos, según cálculos– cotizan no de acuerdo con sus ingresos, sino con una cuota que eligen, que es la base mínima de cotización.

Sistema escalonado

El Gobierno propone 13 tramos para cubrir un amplio espectro de ingresos. Con esto, el Ejecutivo pretende darle flexibilidad a la reforma, ya que se comprende que la actividad económica es un “organismo” de carácter fluctuante. La pandemia lo ha demostrado hasta el cansancio.

A lo largo del año, un autónomo puede experimentar altibajos en su actividad, por lo que la reforma permite la posibilidad de cambiar de tramo hasta 6 veces en el año; esto permitiría también que el trabajador por cuenta ajena ajuste sus cotizaciones a cuando obtiene menores o mayores beneficios.

Los tramos suponen cuotas que comienzan en 184 euros hasta los 1.267 al mes. Por supuesto, se mantendría la tarifa plana de 70 euros mensuales enfocada en los trabajadores con rendimientos menores al SMI, lo cual sería un apoyo al comenzar la actividad comercial.

Según las proyecciones del ministerio, con la nueva propuesta 2 de cada 3 autónomos reducirían sus cotizaciones sociales, y los que actualmente tienen ingresos más bajos pagarían hasta 1.300 euros menos anuales.

Traducido: los autónomos con beneficios de entre 600 y 900 euros mensuales se ahorrarían alrededor de 600 euros anuales. Uno de los objetivos gubernamentales de la fijación de bases adecuadas es que los autónomos puedan acceder a una mayor protección social.

En España hay más de 3.000.000 de trabajadores autónomos. La UATAE (Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores) aplaude la propuesta presentada por Escrivá, aunque no fue bien recibida por Lorenzo Amor, el presidente de la Federación Nacional de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos).

Comparte esta noticia

COMENTARIOS