LA GRAN DUDA

Casado, Sánchez, Iglesias, Rivera, Abascal o nacionalistas

La valla publicitaria que escuece a Pedro Sánchez. (Foto: Ciudadanos)
La valla publicitaria que escuece a Pedro Sánchez. (Foto: Ciudadanos)
Inquietud de los empresarios, analistas, gurús económicos e inversionistas por el resultado de las elecciones generales del 28 de abril en España Preocupan las dudas de un 30% que puede cambiar todo.


El Barómetro de GAD3 para el Legacy Media ABC (grupo Vocento) es contundente. Un 28,7% sigue sin tener decidido a quién votar. Este porcentaje de indecisos es el puede producir un escenario de vuelco imprevisto. Este trabajo de investigación fue realizado entre el 26 de marzo y el 4 de abril.

En este sentido, el escenario poítico que se está proyectando en España apunta a un panorama político como el sucedido en las elecciones autonómicas de Andalucía, de sorpresa total. Apunta a sacudir a las seis fuerzas políticas:

- Partido Socialista Obrero Español (PSOE) (izquierda)
- Partido Popular (PP) (derecha))
- Ciudadanos (centro)
- Unidas Podemos (extrema izquierda)
- Vox (extrema derecha)
- Nacionalistas (incluyendo a partidos separatistas)

Según el Barómetro de GAD3/ABC, casi un 30 por ciento de electores ven probable que cambien su voto de hoy a las elecciones generales del 28 de abril. Es decir, un 28,7 por ciento de personas en las  tres semanas justas que quedan hasta la votación pueden cambiar de opinión.

Para los analistas, la campaña que se abre el jueves a las 12 de la noche es decisiva. Por el momento, dos de cada tres españoles (el 64,7%) aseguran que ya no piensan cambiar el voto. Sin embargo, un 28,7 duda entre todas las opciones. Atención a que esta campaña, en decisión estratégica buscada por Pedro Sánchez, entre de lleno en la Semana Santa y en la Semana de Pascua, los momento de mayores vacaciones, tráficos y desplazamientos hacia los escenarios de procesiones, la montaña o el mar.

Una gran atención de los analistas económicos sobre Ciudadanos, que es la opción de un partido de centro, liberal, laico y reformista. Pedro Sánchez ha decidido destruirlo. Busca ocupar su espacio tras haber desplazado el PSOE a la izquirda radical con pactos con ERC, PDeCAT y EH Bildu. Albert Rivera, sin embnargo, apuesta por crecer en su espacio de centro liberal adelantando que buscará u pacto político con la derecha (Partido Popular, Pablo Casado). Y si no lo logra, permanecerá en la oposición.

Si Ciudadanos crece, como sucedió en Andalucía, podría abrirse el escenario de cambio. Si Ciudadanos cede y cae, se abrira el escenario de Pacto Frankenstein (PSOE + partidos nacionalistas y separatistas). Es el dilema que está en juego, el nudo gordiano, la verdadera clave del 28 de abril.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS