MISIÓN LAGARDE

Un búho que reniega de halcones y palomas, las confesiones a Die Zeit

Un retiro del Consejo del BCE en el castillo de Kronberg, el nuevo estilo de gestión de Christine Lagarde. (Foto: @Lagarde)
Un retiro del Consejo del BCE en el castillo de Kronberg, el nuevo estilo de gestión de Christine Lagarde. (Foto: @Lagarde)
Plan de choque de Christine Lagarde. Muy activa en redes sociales. Y con un retiro inédito con los seis miembros del Comité Ejecutivo del BCE y los 19 gobernadores centrales del euro. Limar las tensiones internas, primera misión.
fjrigjwwe9r1_articulos:cuerpo
No se esperan sacudidas como en los momentos del triunfo del Brexit. Pero sí hay inquietud y nerviosismo (que no se oculta) ante el peligro de la entrada de España en un ciclo de radicalismo político que ponga en un brete a la Monarquía parlamentaria.

Momento especial en Bruselas y Frankfurt también ante un relevo sustancial en el Banco Central Europeo (BCE) con la primera presidenta que carece de formación académica en la rama de Economía. Por primera vez hay banqueros centrales disidentes como nunca se había visto.



El último paquete de estímulos aprobado por Mario Draghi en el final de su gestión implicó la vuelta a las compras de deuda. Y lo hizo pese a que un tercio de los miembros del órgano de decisión del BCE se posicionó en contra. Nunca antes se había producido, en los 21 años de historia del BCE, una tormenta tan profunda. La situación incluso provocó la renuncia de Sabine Lautenschläger, representante alemana en el Comité Ejecutivo.

En este scenario han sido interesantes y relevantes las precisiones de Christine Lagarde, nueva presidenta del Banco Central Europeo, a Die Zeit. Fue bien explícita.

Dovish (paloma) y hawkish (halcón) son los términos en la jerga de los analistas al hablar de las posiciones de la Reserva Federal o del Banco de Inglaterra. Frente a las palomas -los más afines a la expansión monetaria- y los halcones -centrados en contener la inflación-, aseguró que ella misma desarrollará su propia personalidad y será la de un búho. "Me gustan los búhos, son animales muy sabios", precisó.

Los búhos son seres sumamente inteligentes, y aunque algunas veces se les ha considerado como malos agoreros y anunciantes de muertes próximas, la verdad es que pueden otorgarnos grandes virtudes. El búho es un animal totémico para los médium, y favorece la conexión.

Christine Lagarde ha dejado claro por lo pronto que no solo será la primera mujer en este cargo, sino que también se convertirá en el primer búho para poner paz en el Banco Central Europeo.

No quiere alinearse por tanto con los defensores de los tipos de interés bajos y los estímulos monetarios. Tampoco con los halcones, la figura de los países acreedores netos y con elevadas de tasas de ahorro como Alemania, o Países Bajos con defensa de una política monetaria más restrictiva, con unos tipos de interés altos y menores estímulos. Unos tipos más altos desembocan en mayores ingresos por intereses para los países acreedores. Suponen un mayor pago para los países deudores netos, como es el caso de España, Portugal o Grecia.

Lagarde ha subrayado que el búho es su animal favorito: "Yo seré un búho. Son animales muy sabios". Es una rapaz igual que los halcones, que además tiene garras y caza pequeños roedores y reptiles. Son animales es que son de hábitos nocturnos. Sin embargo, la intención de Lagarde es  la de mostrar una posición intermedia que ponga paz dentro de un Consejo de Gobierno fracturado entre los defensores de los nuevos estímulos anunciados en septiembre y los que preferían esperar a tener más información sobre el desarrollo de la economía en la Zona euro.

Christine Lagarde ha recalcado que Alemania es sólo uno más de los 19 países de la Zona Euro y el Banco Central Europeo necesita que todos ellos estén "a una" con sus decisiones sobre política monetaria. Alemania representa alrededor del 25% del PIB de la Zona euro.

Christine Lagarde ha sorprendido siendo muy activa en Twitter. Pero también con su decisión de organizar el primer retiro conjunto de la plana mayor del BCE. Fue un retiro en el castillo de Kronberg, a 20 kilómetros de Frankfurt. Un retiro para buscar paz, entendimiento y limar fricciones. La misión Lagarde ha comenzado.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS