CUADRATURA DEL CÍRCULO

Boris Johnson se saca un as de la manga e Irlanda lo rechaza

Boris Johnson presentó su último órdago ante los tories en Manchester. (Foto: @BorisJohnson)
Boris Johnson presentó su último órdago ante los tories en Manchester. (Foto: @BorisJohnson)
Tras su anuncio en la Convención de los Conservadores en Manchester, el primer ministro británico remitió el plan de fronteras virtuales y un mercado único para Irlanda del Norte a Bruselas.

El primer ministro británico, Boris Johnson, lanzó este miércoles en Manchester su plan secreto al final de la convención de los tories. "Todavía tengo un as bajo la manga", espetó a sus compañeros de partido. Probablemente sea su último intento de cambiar nuevamente el acuerdo con la Unión Europea. "¡Este nuevo trato o ninguno!", espetó a los suyos en la clausura del congreso anual del Partido Conservador. El ala radical de los conservadores estalló aclamándole: "Boris, Boris, Boris".

Tras su anuncio en Manchester, el primer ministro británico remitió el plan a Bruselas que deberá de responder a la mayor brevedad. El plazo se acaba.

El nuevo órdago a Bruselas consiste en reconocer un estatus especial para Irlanda del Norte, diferente al del resto del Reino Unido, creandodos fronteras virtuales, una en el mar del Norte y otra entre las dos Irlandas. Irlanda del Norte quedaría alineada hasta el 2025 con el mercado único de la UE en productos agrícolas y manufacturados.

Belfast quedaría fuera de la unión aduanera, lo que obligaría a implantar controles a ambos lados de la frontera, pese a la insistencia de Johnson de que no hará falta levantar "infraestructuras".

El Gobierno de la República de Irlanda no ha tardado en rechazar desde Dublín la propuesta de Boris Johnson. La ministra irlandesa para Asuntos Europeos, Helen McEntee la calificó de inaceptable. "Su plan consiste en elegir sólo ciertos elementos del mercado único para Irlanda del Norte y ponerle además un límite temporal -hasta 2025-, lo cual es insuficiente", afirmó McEntee, que es contraria también a la creación de dos fronteras "virtuales" por considerar que viola los principios del Acuerdo de Paz de Viernes Santo de 1998.

En principio, si la Unión Europea rechaza este órdago de Johnson, el 31 de octubre Gran Bretaña abandonaría la Comunidad sin acuerdo y todo hace prever un desastre económico. Un temor que Johnson cree exagerado. "Vamos a trabajar en un acuerdo con nuestros amigos de la Unión Europea", dijo en Manchester," pero pase lo que pase, tenemos que salir a finales de octubre".

Comparte esta noticia

COMENTARIOS