HORAS INCIERTAS

Angela Merkel y Horst Seehofer, una tensión que puede romper la GroKo

GroKo, riesgo de derrumbe para Alemania y toda Europa. (Captura: UN/BILD)
GroKo, riesgo de derrumbe para Alemania y toda Europa. (Captura: UN/BILD)
Unión Demócrata Cristiana (CDU) y Unión Social Cristiana (CSU), al borde del choque. Si se consuma, derrumbe de la actual coalición GroKo y fractura de un partido clave en Alemania y Europa.
Es un debate político, estratégico e ideológico. Se ha convertido a la vez en una batalla descarnada sobre los valores de la Unión Europea. Y refleja finalmente el impacto de las convulsiones que sufren amplias zonas de África que aprovechan hoy, como hicieron en otros momentos de la Historia, negreros, mafias poderosas y organizaciones criminales de trata humana.



Atención al choque político que está en marcha en Alemania entre Angela Merkel, la canciller, y el ministro de Interior, Construcción y Patria, Horst Seehofer. Se ha abierto una crisis muy profunda sobre las políticas migratorias entre la CDU y la CSU (las dos corrientes democristianas). Si Merkel no cede, Seehofer ha amenazado con sellar las fronteras del Land de Baviera. Si llega a dar ese paso, se extenderá la misma reacción. sobre todo hacia el Este.

Atención a esta crisis que no es alemana. Esta en juego la actual coalición de democristianos y socialdemócratas, la GroKo; el prestigio de la canciller; y también la cohesión política en la Unión Europea.

El último Consejo Europeo se cerró en falso y bajo mínimos.

Merkel, al frente de GroKo, con 100 días de su puesta en pie, ha enviado señales de alarma a París y Bruselas. La canciller quiere reducir el número de emigrantes que traen a Europa las mafias. Y comparte la visión de que los demandantes de asilo no pueden elegir el país al que quieran ir. Pero no logra fijar metas comunes ni en Alemania ni en Europa.

Se trata de un duro forcejeo y de una batalla de ideas. Un pulso entre el multilateralismo europeísta y la irrupción de derechas populistas (que son a aveces también ultranacionalistas, euroescépticas y xenófobas).

Es un pulso político pero puede convertirse en un terremoto económico si se derrumba el liderazgo de Merkel, cae la coalición de Alemania y se convocan nuevas eleccioones generales que serían enormemente inciertas. Las Bolsas de Europa van a estar muy atentas desde este lunes a una crisis que, si estalla finalmente, será alemana y europea.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS