EL NUEVO LIDERAZGO

Angela Merkel y Emmanuel Macron, los capitanes para buscar una solución rápida

París y Bruselas, los primeros viajes de Pedro Sánchez. (Foto: LMG)
París y Bruselas, los primeros viajes de Pedro Sánchez. (Foto: LMG)
Fue una minicumbre con los 16 países más afectados. Por primera vez la convicción de que llegó el momento de avanzar ante el desafío migratorio sin implicar a los 28 Estados de la Unión Europea.
Pedro Sánchez aceptó y agradeció el nuevo liderazgo de Angela Merkel y Emmanuel Macron. Al núcleo duro de cuatro (Italia, España, Francia y Alemania), sucede el círculo rojo del eje francoalemán en la Unión Europea.

La canciller alemana, Angela Merkel, en el balance de la llamada minicumbre del círculo rojo, subrayó que "no se puede dejar solos" a los socios de la Unión Europea más afectados por la llegada de la inmigración irregular.

"Estamos de acuerdo en que no se pueden dejar solos a los países que reciben la mayor carga de inmigrantes", subrayó Merkel. Afirmó a la vez que no se puede permitir que "las mafias o los peticionarios de asilo" decidan dónde formulan su solicitud, sino que eso debe regularse.

En una breve comparecencia al término de la reunión entre dieciséis de los veintiocho Estados miembros de la Unión Europea (UE), Angela Merkel aseguró que existe el objetivo compartido de "reducir la inmigración ilegal" y de "proteger nuestras fronteras", así como que tales responsabilidades "competen a todos".



También se mostró satisfecho el presidente de Francia, Emmnuel Macron. Apuntó que se ha forjado un "primer consenso" para abordar la situación desde su dimensión externa e interna.

"Me alegro de que tengamos un enfoque de conjunto tratando soluciones externas, como la protección de las fronteras, y soluciones internas, para los movimientos secundarios. Es el único modo de tratar la crisis", recalcó.

El presidente francés ha dicho que las soluciones que han sido "objeto de un primer consenso" pasan por hacer más eficaces los procedimientos con terceros países y países de tránsito, acelerar la protección de las fronteras comunes (exteriores) y mejorar el funcionamiento a nivel interno.

Además, ha señalado que varios países trabajan de forma "bilateral" para atajar el problema de la migración secundaria, por la que los demandantes de asilo solicitan protección en el país de llegada y luego se marchan para hacer lo mismo en otro, pero que estos trabajos deberán "inscribirse" en las reglas comunes.

Comparte esta noticia

COMENTARIOS