SERVICIOS MÍNIMOS

Afectados por la huelga de taxi, la reunión clave con José Luis Ábalos

Algunos conductores de Uber y Cabify han sufrido actos vandálicos. (Foto: @Nikmlg)
Algunos conductores de Uber y Cabify han sufrido actos vandálicos. (Foto: @Nikmlg)
Andalucía, País Vasco y Comunidad Valenciana, además de La Rioja, se unieron a la jornada de paros con le objetivo de frenar a Cabify y Uber. Un lunes 30 de julio lleno de tensión.
En espera de la reunión del ministro de FomentoJosé Luis Ábalos, con las principales asociaciones y federaciones del taxi, los taxistas decidieron mantener la huelga. A las protestas de los taxis de Barcelona y Madrid se sumaron el domingo otras comunidades como Andalucía, País Vasco y Comunidad Valenciana, además de La Rioja.

Barcelona y Madrid han sido las ciudades más afectadas por los paros, que se iniciaron el miércoles y el jueves y dieron lugar a la convocatoria de huelga indefinida.

Los taxistas acuden a la reunión con el ministerio de Fomento con la ambición de lograr todos sus objetivos. El sector planteará cuatro reivindicaciones principales. La primera de ellas "la transferencia de competencias a las comunidades autónomas para que el equilibrio que determina el Tribunal Supremo en la sentencia de junio de 2018, sobre la proporcionalidad 1/30, se cumpla en todas las comunidades".

Como segunda reivindicación los taxistas pedirán "cambios normativos en la ley el reglamento de transportes", mientras que la tercera es el compromiso "de no poner en funcionamiento nuevas autorizaciones VTC en las diferentes comunidades autónomas hasta que se reúna la Conferencia Nacional del Transporte".

La cuarta y última reivindicación que será expuesta en la reunión con el Ministerio de Fomento es "la puesta en marcha inmediata de la web de registro y control aprobada el pasado mes de diciembre de 2017".

Los aproximadamente 1.500 taxis que según la Guardia Urbana mantienen colapsada la Gran Via de Barcelona están impidiendo la circulación en Paseo de Gracia. Paralización en los dos sentidos de la marcha, entre las calles Diputación y Gran Via.

En Madrid, en el Aeropuerto Adolfo Suárez de Barajas y en las estaciones de Atocha y Chamartín sólo brillan las luces verdes de los servicios mínimos. Transportan a las familias con niños, a las personas mayores y a las personas con movilidad reducida. 

Comparte esta noticia

COMENTARIOS